Las matriculaciones de automóviles caen un 18,7% en noviembre

 

Las matriculaciones de automóviles en el mercado español se situaron en las 75.708 unidades durante el pasado mes de noviembre, lo que supone una caída del 18,7% en comparación con los 93.155 vehículos matriculados en el mismo mes de 2019. Las entregas de turismos y todoterrenos alcanzaron un volumen en de 745.369 unidades en lo que va de año, acumulando una bajada del 35,3%.

Por canales, los clientes particulares adquirieron el mes pasado 38.719 turismos, un 24,4% menos, mientras que entre enero y noviembre compraron 375.495 coches, lo que significa una caída del 30%.

Además, las empresas se hicieron con 32.797 unidades en noviembre, un 7,6% menos, aunque adquirieron 281.166 unidades en lo que va de 2020, un 28,7% menos. Por su parte, las firmas de alquiler de vehículos matricularon 4.192 vehículos el mes pasado, un 35,4% menos, y 88.708 unidades hasta noviembre, un 60% menos.

Las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses descendieron un 0,6% durante noviembre, con 2.693 unidades entregadas. Acumula una caída del 25,8% en el penúltimo mes del año con un total de 19.653 vehículos matriculados. Los vehículos industriales han reducido sus entregas un 1% durante este mes, con 2.470 unidades vendidas. De igual manera, los autobuses, autocares y microbuses mantienen su caída en sus ventas en el undécimo mes con una reducción del 4,7% y 223 unidades entregadas.

Para las tres asociaciones que representan la fabricación, comercialización y distribución de vehículos en España: ANFAC, FACONAUTO y GANVAM, la salida de esta situación, fruto de la evolución de la pandemia y de la crisis económica asociada, se dificultará a partir de enero de 2021 por la subida del Impuesto de Matriculación.

La mitad de los vehículos que se vendan en 2021 verán incrementada su tributación en el momento de la compra por la entrada en funcionamiento de la normativa europea WLTP, que supone una nueva manera de medir las emisiones de CO2 y que impacta por tanto en el impuesto de Matriculación, que se paga en función de estas emisiones. La norma europea no busca incrementar la fiscalidad sino medir mejor las emisiones de los vehículos, pero en España, sí implica una subida del impuesto de los vehículos del 5%. Este efecto no se da en todos los países europeos, que no siempre tienen impuesto de matriculación, pero, en aquellos donde sí ocurriría, como Francia y Portugal, se han aprobado modificaciones del impuesto para que el WLTP funcione sin subir los impuestos.

Este incremento medio del precio del 5% supondrá, en un entorno tan malo de venta de vehículos, un empeoramiento de la situación del sector, dificultando aún más la salida de la crisis y con el impacto consecuente tanto en el empleo como en la economía del país y en la cadena de valor de la automoción.

Por otro lado, el sector de la automoción supone el 11% del PIB y emplea al 9% de la población activa. Su situación, con los cierres y restricciones que provoca la pandemia, es muy complicada y lo será más con la crisis económica de 2021. Por lo que es necesario concretar medidas que supongan su rápida recuperación y reactivación y evitar impactos imprevistos que dificulten aún más la salida. Y necesitan que se corrija la subida del Impuesto de Matriculación antes del uno de enero para que la industria y el sector puedan trabajar y ser el impulsor de la economía española que siempre han sido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies