Arenas Campeón del Mundo de Moto3 y Bastianini de Moto2

 

Raúl Fernández y Albert Arenas se erigieron como grandes protagonistas de la última carrera del año de celebrada en el Autódromo Internacional del Algarve. Tras una fuga de manual, el de San Martín de la Vega saboreó un triunfo de prestigio por delante de Dennis Foggia y Jeremy Alcoba, para despedirse de la clase reina, aunque, lógicamente, cedió toda la atención mediática a un Arenas que batalló hasta el último segundo para hacer valer su renta de puntos sobre Tony Arbolino y Ai Ogura y finalizar 12º, consagrándose como nuevo Campeón del Mundo.

Fue una carrera de constante sufrimiento para Arenas, en la que Raúl Fernández fraguó su escapada desde el primer momento al partir desde la ‘pole’, con Tatsuki Suzuki, Ogura y Arenas siguiendo rápidamente su estela. Ogura pasó rápidamente al ataque, mientras que Arbolino demostró que el ‘milagro’ era posible pese a partir 27º, ya que en la primera vuelta daba un buen mordisco a nivel de posiciones para integrar el Top 20.

Ogura y Arenas tratarían de seguir la rueda de Raúl Fernández, mientras que Jaume Masià (Leopard Racing), que partía 9º, se colocaba 2º en la tercera vuelta al superar a ambos favoritos a la espera de cumplir con una doble Long Lap por pilotaje irresponsable el pasado viernes. Tras ellos, llegaba con fuerza Alcoba para colocarse 3º, presentando así sus cartas para luchar por todo. Sin embargo, la victoria empezaba a ponerse cara ante el brutal empuje de Fernández en cabeza.

Entrados en la cuarta vuelta, Arbolino ya estaba en los puntos al ser 13º, mientras que Arenas volvía a situarse 2º, pero ya a 9 décimas de Fernández. La fuga comenzaba a tomar cuerpo. Sería en ese giro cuando Masià y Foggia cumplirían con su primera Long Lap, reincorporándose 10º y 11º justo por delante de un Arbolino totalmente lanzado. Una vuelta después, a ritmo de vuelta rápida, Raúl elevaba su renta a los 2 segundos por delante de un grupo de 7 perseguidores integrado por Arenas, Alcoba, Ogura, Deniz Öncü , Sergio García Dols, Ayumu Sasaki y Suzuki.

 

Con Raúl abriendo hueco en cabeza, Ogura se mantenía a la cola del grupo, totalmente a la expectativa. Por detrás, sin embargo, Arbolino se colocaba 9º en la séptima vuelta, la misma en la que Foggia y Masià pasaban a ser 16º y 17º tras la segunda Long Lap, aunque todavía no habían dicho la última palabra. Ni mucho menos. Darryn Binder y el propio Arbolino tardarían muy poco en pasar al ataque en busca del Top 8. El guion de la parte decisiva de la carrera pintaba apasionante, pese al favoritismo de Fernández en cabeza, con una renta que ascendía ya a más de 4 segundos.

Poco después, se iría a los 6 segundos, un margen que apuntaba a definitivo. El paso de las vueltas brindaría otro capítulo increíble a la historia de la última carrera, ya que la dupla del Leopard Racing volvería a acreditar el potencial de sus para encaramarse a la estela del grupo perseguidor, con Foggia arrinconando a Ogura, antes de darle caza junto a Masià y Arbolino a final de recta a falta de 9 vueltas, cuando Fernández ya ostentaba una renta de 9 segundos que mantendría prácticamente hasta el final.

Con un grupo perseguidor más nutrido, Alcoba amagaría con tirar y escaparse desde la segunda plaza, con Arenas 4º comenzando a perder fuelle con la llegada de la dupla del Leopard Racing. Los nervios irían en aumento, con Ogura sufriendo un pequeño susto a falta de 7 vueltas al verse superado por McPhee, cayendo fuera del Top 10. Arbolino, por su parte, movería ficha para encimar a un Arenas que, de repente, había caído a la séptima plaza. Un giro después, a 6 del final, llegaría el gran duelo de Albert con el italiano, en el que ambos llegarían incluso a tocarse.

Con el grupito del 2º al 6º ligeramente avanzado, Arbolino consumaría su adelantamiento sobre el líder a falta de 5 vueltas, cuando Ogura pasaría también al ataque al superar a McPhee. Los problemas se acumulaban, en cambio, para Arenas, al ver cómo el propio japonés y Binder podían darle caza. Las dudas se incrementarían a falta de 4 vueltas, cuando Albert sería cazado por varios rivales, mientras Masià, que rodaba 2º, se iría al suelo en la curva 8. Hasta Niccolò Antonelli (SIC58 Squadra Corse) sacaría partido del bloqueo del líder para pescar en río revuelto. Arenas ya era 10º amenazado también por McPhee.

 

A falta de tan solo 3 vueltas, Arenas sufriría un nuevo susto al pisar el verde. Había que sacar las garras para resistir y así lo haría para recuperar un par de plazas, con Arbolino por delante acechando a Binder. El propio líder tendría un nuevo disgusto al ser superado por McPhee provisionalmente con una maniobra que entrañaba cierto riesgo. Con Ogura ligeramente atrapado, Arenas se centraba en seguir en pie y evitar cualquier toque o caída, como la protagonizada por en la curva 5.

La última vuelta arrancaría con Arbolino comandando el grupo, mientras que Arenas recibía un ‘warning’ por exceder los límites de la pista y Ogura tenía un pequeño toque. Por si fuera poco, Arenas volvería a sufrir con su al pisar el verde, llegando a caer a una decimosegunda posición que ya no abandonaría. Situación de máximo riesgo, ya que si Ogura ganaba un par de plazas, todo podía derrumbarse. Su tranquilidad pasaba por ganar alguna posición, con Antonelli ante él, pero resultaría inviable. Raúl Fernández conquistaba la victoria y la calculadora se aliaba con Arenas para sellar el título de forma agónica tras una frenética batalla por tan solo 4 puntos de margen en la general. Brutal.

En Moto2, Bastianini conquistó la corona mundial de la categoría intermedia, tras una carrera ganada por Gardner ante Marini y Lowes. Y es que Enea Bastianini hizo valer los pronósticos este domingo para conquistar el título mundial de al amortizar su preciada renta al frente de la general sobre sus rivales tras una carrera conquistada por Remy Gardner (se convirtió así en el primer australiano en ganar en la clase intermedia desde Anthony West en 2014), secundado en el podio por dos de los otros aspirantes: Luca Marini y Sam Lowes. Gardner.

Y en MotoGP con todo ya resuelto, Oliveira toca el cielo en casa. El luso conquista el GP de su país seguido por un Jack Miller que da a el Título de Constructores y del italiano Franco Morbidelli del Petronas SRT, que caba subcampeón. Miguel Oliveira puso este domingo el broche de oro a su participación en el Gran Premio de al sacar partido de su histórica ‘pole position’ en el Autódromo del Algarve para firmar una carrera perfecta de principio a fin y adjudicarse su segunda victoria de la temporada tras la obtenida en el GP de Estiria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies