Lexus LC 500 Cabrio, diferente y con estilo

 

La firma nipona de lujo acaba de presentar en Madrid, en exclusiva y para toda Europa, la versión descapotable de su cupé insignia, el LC 500. Un cabrio de cuatro plazas (2+2) que mide 4,76 metros de longitud (1 cm más corto que el Coupé) y con un maletero de 197 litros de capacidad (25 más que la versión cerrada) y bajo el piso, un hueco donde se ubica una batería de 12 voltios y otros para guardar pequeños objetos. A la venta por 155.000 euros y 165.000 la edición especial Regatta Edition, de la que solo se fabricarán 20 unidades para Europa y solo una llegará a España.

Desarrollado sobre la plataforma GA-L Cabrio y con un diseño que ya adelantó en enero de 2019 con el prototipo LC Convertible Concept, es específico del modelo una capota de tela de cuatro capas que se puede abrir y cerrar con el coche en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h y en solo 16 segundos. Con un alto nivel de equipamiento y de tecnología, además destaca en el apartado de confort, con elementos básicos como la calefacción en el volante y asientos, y otros más exclusivos como la ventilación a la altura del cuello con los reposacabezas calefactados, mientras que el deflector trasero es de policarbonato transparente. Argumentos más que suficientes para competir con modelos de la talla del SL 500 o el M850i xDrive Cabrio, entre otros.

 

De tracción trasera, a diferencia del LC 500 Coupé actual, que solo se comercializa con un sistema de propulsión híbrido de 359 CV (aunque hasta mediados de 2018 contó con un motor de gasolina) el nuevo Cabrio solo se vende con el atmosférico V8 de 5.0 litros de cilindrada y 477 CV de potencia, que combinado con la transmisión automática “DirectShift” de 10 relaciones ofrece una aceleración tan lineal como estimulante. A todo ello  hay que sumar sus cuatro modos de conducción: Normal, Eco, Sport y Sport +.

La gama LC es una clara muestra de la evolución de hacia una marca de estilo de vida premium, que ofrece placer y emoción al volante para enriquecer el estilo de vida de sus clientes. En este sentido, el nuevo LC 500 Cabrio, junto con el coupé, es un modelo aspiracional dentro del catálogo de la marca, ya que proporciona una experiencia de conducción única, que estimula los sentidos y expresa una gran belleza. Y es que el exterior es una de las expresiones más apasionadas del diseño Lexus, capturado intensamente en la parrilla de malla en doble punta de flecha, que recorre todo el frontal del vehículo y que fusiona la singular línea de techo del coupé con el carácter de un Cabrio, con un resultado imponente tanto con la capota abierta como cerrada. Por su parte, los grupos ópticos traseros son uno de los elementos más distintivos del diseño. Delante, las unidades de triple LED ultracompactas proyectan una presencia impresionante, a pesar de tener la mitad de tamaño de unos faros convencionales.

En su interior, ofrece un equilibrio entre funcionalidad y confort, entre vocación deportiva y lujo. El cuadro de instrumentos, situado más abajo, y los estrechos pilares delanteros ofrecen al conductor una visión dominante de la vía por delante. Además, las líneas fluidas de los paneles de las puertas generan una sensación de continuidad del diseño, como una extensión de las líneas exteriores, que van desde el capó hacia el parabrisas. Mientras que los asientos, exclusivos del LC, son cómodos y elegantes. Y su configuración en dos partes proporciona un respaldo que cubre los hombros y envuelve la espalda, con una estructura diseñada para sujetar bien al conductor al tomar las curvas a gran velocidad.

 

La experiencia de conducción es aún más intensa gracias a un volante con un elemento transversal que varía de forma alrededor de su circunferencia, lo que da lugar a distintos tipos de agarre y posición de las muñecas. Junto al pasajero delantero, el lateral de la consola central se eleva para formar un asidero integrado. Y si hablamos de calidad, la tapicería, los materiales de los acabados y los pequeños detalles son una expresión de la mundialmente famosa artesanía Takumi de Lexus. Donde se observa y se nota en las costuras a mano del cuero que envuelve la palanca de cambios, y en el revestimiento de los paneles de las puertas en Alcantara, entre muchos otros detalles.

El movimiento de la capota y de la cubierta de lona se ha sincronizado a la perfección para que resulte más elegante y natural, con una de las mayores velocidades de apertura y cierre de la categoría. Una puede abrir o cerrar mientras el vehículo circula a menos de 50 km/h, y el conductor puede supervisar fácilmente la operación mediante una animación en el cuadro de instrumentos.

La estructura de la carrocería del LC 500 Cabrio se ha diseñado de forma independiente para conseguir un nivel de rigidez que haga posible la conducción característica de Lexus, igual que en el coupé, ofreciendo al tiempo una gran belleza estilística y un maletero lo bastante amplio.

 

Gracias a la colocación y la forma estratégicas del soporte de la torre de suspensión trasera, la rigidez estructural del vehículo ha aumentado notablemente. El soporte está hecho de un ligero aluminio fundido, para reducir al mínimo el peso adicional, y también se ha adoptado un amortiguador de gran rendimiento para aumentar el confort de marcha. También hay otros soportes situados bajo el chasis, y se han utilizado materiales como magnesio y aluminio para aumentar la rigidez con un menor peso. El resultado es un rendimiento dinámico más fiel a las intenciones del conductor.

Para crear un espacio donde disfrutar intensamente de la conducción al aire libre y aun así poder mantener una conversación en el vehículo, se ha hecho especial hincapié en la aerodinámica, por ejemplo de la línea de cintura y de las molduras posteriores. Con la ayuda del deflector de viento de policarbonato transparente, se suprime la corriente de aire dentro del vehículo y se consigue un ambiente excepcionalmente silencioso.

Por otro lado, el sistema multimedia se controla mediante una pantalla de alta resolución de 10,3 pulgadas, que se puede dividir para visualizar y controlar al mismo tiempo funciones distintas, como el equipo de sonido y el climatizador. Y para la edición de 2021, todas las versiones del LC van equipadas de serie con CarPlay y Android Auto, para integrar smartphones de forma sencilla e inalámbrica y acceder a las aplicaciones más habituales de navegación, entretenimiento y mensajería. Y con Android Auto, se puede utilizar el Asistente de Google y obtener información personalizada a partir del calendario del usuario, de la actividad anterior y de las preferencias establecidas. Mientras que con CarPlay, los clientes pueden acceder a la interfaz habitual de su iPhone a través de la pantalla multimedia del vehículo. Así, se puede conectar un iPhone para obtener indicaciones de viaje, realizar llamadas, enviar y recibir mensajes mediante Siri o acceder a aplicaciones como Spotify, Audible o podcasts de Apple.

Otras innovaciones son una suspensión que cuenta con nuevos elementos fabricados en aluminio y aceros de alta resistencia. Lo que unido a la mejora en las llantas de 21” del Sport +, permite reducir el peso no suspendido del vehículo. Y para transmitir al conductor un mayor dinamismo en la conducción, la suspensión ha sido rediseñada, adoptando en los componentes principales de la suspensión, materiales de aluminio que garantizan la rigidez con una reducción en la cantidad de peso no suspendido, aportando al nuevo LC Cabrio un mejor rendimiento. También, en la suspensión trasera, la barra estabilizadora se ha hecho hueca aligerando su peso.

A todo ello hay que sumar sistemas como el ACA (Active Cornering Assist), función que mejora el comportamiento del vehículo cuando se acelera tomando una curva, resultando en una sensación de dirección más lineal. Y tiene como objetivo reducir el subviraje aplicando el freno en la rueda interna a la curva. El Multistage Hybrid System, control que realiza una ampliación del rango de utilización de la batería, mejorando la asistencia en el par del motor, el cual permite que el LC tenga una aceleración más poderosa en el rango de aceleración de bajo a medio, ya sea en ciudad o en carretera. Y los LDH (Lexus Dynamic Handling System): Los controles VGRS (Sistema de dirección con relación Variable) y DRS (Dirección trasera dinámica) en modo de conducción Sport+, se modifican para lograr una gran mejora en la estabilidad del LC.  El VGRS cambia el ángulo de dirección a un ángulo más óptimo, cambiando la relación de la dirección de acuerdo con la velocidad del vehículo.

También equipa de serie Sistema de seguridad precolisión con detección de peatones, Control de crucero adaptativo, Aviso de cambio involuntario de carril con mantenimiento de trayectoria, Sistema de reconocimiento de señales de tráfico y Control inteligente de luces de carretera. Otras prestaciones de seguridad frente a riesgos habituales de colisión son el Control de ángulo muerto y la Alerta de tráfico cruzado posterior.

 

Florentino García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies