Fiat 500e: urbanita, eléctrico y con estilo

 

Fiat ha presentado la tercera generación de su modelo 500, que solo se comercializará en versión eléctrica y con una autonomía de 320 kilómetros, aunque según el fabricante puede llegar hasta los 400 kilómetros si solo se circula por ciudad, lo que le convierte en el primer vehículo 100% eléctrico del fabricante italiano. Una afirmación que no es del todo cierta, ya que de la mano de y en algunos estados de Estados Unidos, en 2013 se comenzó a vender un 500 con 113 CV y una batería de 24 kWh. Su lanzamiento comenzará con la venta online de una edición limitada, el 500 La Prima en versión cabrío y por precio de 37.900 euros, donde se incluye el Wallbox, pero no su instalación.

Lo que si es cierto es que es un coche totalmente nuevo, desarrollado sobre una nueva plataforma y que se venderá con una carrocería cerrada de tres puertas y un cabrío homologado para cuatro personas. Con tres modos de conducción (Normal, Range y Sherpa) que se pueden seleccionar dependiendo del estilo de conducción, el propulsor que lo mueve tiene una potencia de 87 kW (unos 118 CV) que le permite una velocidad máxima autolimitada a 150 km/h y firmar una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,0 segundos. Y para alimentarlo, una batería de 42 kWh. Pero lo mejor es que el nuevo modelo incorpora un cargador interno de 85 kW, que le permite en 5 minutos obtener la energía suficiente para recorrer 50 kilómetros o recargar en 35 minutos el 85 % de la batería. Aunque también puede optarse por un punto de recarga doméstica, por lo que la marca ha diseñado un wallbox de hasta 3 kW, que puede actualizarse hasta 7,4 kW (proceso que se tardarían 6 horas en recargar el vehículo).

Volviendo a los modos de conducción, en particular, el modo Sherpa optimiza los recursos y en él, actúan en varios componentes para reducir el consumo de energía al mínimo, para garantizar que se pueda llegar al destino establecido en el navegador o a la estación de recarga más cercana. Para ello, ajusta varios parámetros: velocidad máxima, que se limita a 80 km/h; respuesta del acelerador, para reducir el consumo de energía; y desactivación del sistema de climatización y de los asientos térmicos (el conductor tiene la opción de reactivarlos en cualquier momento).

El modo Normal es lo más parecido a conducir un vehículo con un motor de combustión, mientras que el modo Range activa la función de “one pedal drive”. Al seleccionar este modo de conducción, prácticamente se puede conducir el nuevo 500 solo con el pedal del acelerador. De hecho, al soltarlo el grado de desaceleración es mucho mayor que con un motor de combustión normal, casi como si se hubiera pisado el pedal del freno. En cualquier caso, hay que pisar el pedal del freno para detener completamente el automóvil. Sin embargo, en el uso diario y con un poco de práctica, se puede aprender a conducirlo usando solo el pedal del acelerador.

 

Por otro lado, el automóvil del futuro no es solo un coche urbano eléctrico, sino que va un paso más allá: literalmente pasa al siguiente nivel al ser el primer vehículo de su segmento en ofrecer la conducción autónoma de nivel 2, con todas las ventajas que aporta a la movilidad urbana. Tecnología de monitorización con cámara frontal para vigilar longitudinal y lateralmente todas las zonas alrededor del vehículo. El sistema iACC (control de crucero adaptativo inteligente) frena o acelera prestando atención a todo lo que sucede alrededor: coches, ciclistas y peatones. El centrado de carril (Lane Centering) mantiene el vehículo en el centro del carril cuando las líneas de demarcación se identifican correctamente.

El asistente inteligente de velocidad (Intelligent Speed Assist) lee los límites de velocidad y recomienda aplicarlos, mientras que el detector urbano de ángulo muerto (Urban Blind Spot) utiliza sensores ultrasónicos para controlar los ángulos muertos y avisar de cualquier obstáculo con una señal luminosa triangular en el retrovisor. Luego está el Attention Assist, que avisa en la pantalla y recomienda detenerse y descansar cuando se está cansado. Finalmente, los sensores de 360° proporcionan una vista de dron para evitar cualquier obstáculo al estacionar o realizar maniobras complejas.

Y en su tercera generación es el primer vehículo FCA equipado con el nuevo sistema de infoentretenimiento UConnect 5, la plataforma conectada diseñada para el futuro. Desarrollada con la idea de proporcionar al cliente una experiencia de usuario completamente nueva, FCA utiliza el sistema operativo Android Auto, sencillo, intuitivo e increíblemente personalizable. Por ejemplo, se puede configurar cómo se muestran las funciones y aplicaciones mediante el uso de widgets. La tecnología es compatible con CarPlay en modo inalámbrico. El sistema también está preparado para ofrecer la misma funcionalidad para Android Auto. En resumen, el nuevo 500 ofrece una integración perfecta con el smartphone, ofreciendo una pantalla táctil de alta definición de 10,25″ en formato 16:9, con desarrollo horizontal que se adapta perfectamente al salpicadero del vehículo, siguiendo sus líneas.

 

En términos de estilo, implementa la movilidad futura de una manera italiana, aplicando el considerable legado de las dos generaciones anteriores. Porque nunca debemos olvidar que el nuevo 500 es lo que es, un emblemático coche urbano con las mismas proporciones estilísticas y un diseño limpio, un signo de nuestro tiempo. Clásico, genial y con una historia de 63 años. Al diseñarlo, el Centro Stile Fiat ha trabajado en líneas limpias y un lenguaje coherente para definir el aspecto de la tercera generación: sobrio, evolucionado y compacto, además de ser más sinuoso y elegante, en torno a un enfoque más proporcionado del nuevo chasis. Esto hace que los volúmenes resulten especialmente atractivos, dando una percepción de mayor estabilidad y presencia dimensional.

Pero además, todos los elementos de estilo son más discretos, sobrios y actuales. El frontal, vertical como en la versión de 1957, es menos achatado, casi de frente a la carretera y se ha acentuado la sensación dinámica de la vista lateral. La línea de corte que en la primera generación separaba el volumen del capó de los faros circulares, ahora se ha rediseñado dividiendo el faro elíptico modular con una pestaña en el capó. Los faros un poco más elípticos, siguen siendo emblemáticos, mientras que las manillas de las puertas están completamente al ras, con un vano para el desbloqueo eléctrico.

Por dentro, es completamente nuevo, con claras referencias a elementos de la primera generación. Hay más espacio detrás de los hombros y para las piernas, mientras que el fondo plano permite alojar las baterías de litio sin comprometer la capacidad del maletero, que permanece sin cambios. El resultado es un entorno bien diseñado, sobrio, con menos botones y líneas esenciales, armonioso y que transmite sostenibilidad. Y al igual que para el Fiat 500 Hybrid, incluida la versión eléctrica, algunos niveles de equipamiento también tienen asientos hechos con hilo “Seaqual” con plástico recuperado del mar, mientras que otros hacen un uso considerable de la ecopiel en lugar de la piel auténtica.

 

Florentino García

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies