Suzuki Vitara Hybrid, mirado al futuro

 

Suzuki acaba de actualizar su modelo Vitara con la incorporación de la tecnología de hibridación ligera de 48 V para acceder a la codiciada etiqueta ECO de DGT, que también la recibirán en primavera el S-Cross y el Swift Sport. Aunque mantiene, salvo mínimos detalles, la puesta al día a la que fue sometido el modelo a finales de 2018 dentro su cuarta generación, a la venta desde 2015. Su precio de partida con tracción 4×2 es de 22.440 euros, mientras que con tracción total lo hace desde 24.240 euros.

Ahora, con la adopción de un sistema de propulsión más eficiente, se refuerza un vehículo que dentro del catálogo de la firma japonesa, es uno de los de mayor éxito comercial desde que viera la luz por primera vez en el Salón de Tokio de 1988. Entre otras cosas, porque desde su génesis ya aunaba las características de los actuales SUV, siendo aclamado por su diseño robusto y urbano, sus dimensiones compactas y fáciles de manejar, su confortable comportamiento “on road” y sus genuinas capacidades “off road”.

Fabricado en la planta de Magyar Corporation en Esztergom (Hungría), con 4.17 metros de longitud, un maletero de 375 litros de capacidad, dos sistemas de tracción (delantera o total) y ahora, con niveles de equipamiento (GLE y GLX) y un sólo con cambio manual de seis velocidades, en el caso de equipar el sistema de tracción 4WD All Grip, permite al conductor elegir entre cuatro modos de conducción (Auto, Sport, Snow y Lock), propiciando el máximo agarre en cualquier circunstancia. Aunque la principal novedad es la combinación de su actualizado motor de gasolina de 1,4 litros de cilindrada con turbocompresor (129 CV) asociado a un sistema de hibridación de 48 V, que lo componen un motor-generador de 10 kW (13,6 CV), una batería de iones de litio de 48 V con 0,38 kWh de capacidad y un convertidor de corriente de 48 a 12 voltios. Todo ello para unas prestaciones, según el fabricante, de 190 km/h. de velocidad máxima; mientras que su consumo homologado es de 5,7 l/100 km en las versiones de tracción delantera (6,2 litros los 4×4).

 

El nuevo Vitara expresa la herencia del estilo SUV de con un diseño de aspecto sólido. Y presume de una parrilla delantera cromada, paragolpes delanteros con embellecedores cromados, llantas de aleación de 17 pulgadas y ópticas de tecnología LED. Además, se mantienen las amplias opciones de personalización, con una completa paleta de colores, combinaciones bitono, packs de accesorios, y detalles interiores y exteriores. A lo que hay que sumar, el amplio y acogedor interior. Mientras que la información que se ofrece al conductor también mejora con una pantalla LCD a color de 4,2 pulgadas en el cuadro de mandos que mostrará los datos relativos a consumo, eficiencia en la conducción y los distintos modos de conducción del All Grip. Las versión GLX presentan, además, un nuevo diseño en el reloj situado en el centro del salpicadero y la consola central está presidida por una pantalla táctil de 7 pulgadas que  incorpora navegador, compatible con los sistemas CarPlay, Android AutoTM y MirrorLinkTM. Además, de sistema de acceso y arranque sin llave smart Key, sensores de aparcamiento delanteros y traseros o tapicería con inserciones de cuero.

También y como el resto de la gama del Vitara está disponible con una amplia paleta de colores, ocho combinaciones posibles con pintura bitono y cinco colores metalizados. A todos ellos hay que sumar los tonos sólidos blanco superior y rojo Bright. Y como la generación anterior se ofrece con los packs Rugged y Urban, que hacen del modelo algo más personal. Retrovisores, spoiler delantero, molduras laterales y embellecedores en la parrilla y paragolpes son los elementos que dan nueva cara al Vitara. Además, la versión GLX 4WD con transmisión automática puede incorporar el techo panorámico, que tiene una gran superficie de apertura y cuenta con dos paneles de cristal para que los pasajeros disfruten de las vistas.

Pero si esto fuera poco, está equipado con las últimas tecnologías. Ahora suma al completo equipamiento de seguridad de serie de su predecesor numerosos elementos de vanguardia, completando un paquete único en el segmento de los SUV urbanos. E incorpora DSBS (Dual Sensor Brake Support), alerta cambio de carril, asistente cambio de carril y alerta antifatiga. Además, disfruta de tres sistemas que son novedad absoluta en Suzuki: reconocimiento de señales de tráfico, cuando detecta señales de velocidad máxima o prohibición de adelantar mostrándolas en el panel de instrumentos; detección de ángulo muerto, sistema que funciona a más de 15 km/h detectando la presencia de vehículos en los ángulos muertos laterales en el momento de cambiar de carril; y, alerta de tráfico posterior, en velocidades inferiores a los 8 km/h en marcha atrás dos sensores laterales traseros advierten al conductor de los vehículos que se aproximen por los laterales del modelo. Todo ello se suma al control predictivo de frenada con reconocimiento de peatones y al cruise control adaptativo.

 

Y para garantizar la tracción a las cuatro ruedas, como ya hemos comentado, el sistema All Grip de Suzuki, que junto a unas ruedas de gran diámetro y la elevada distancia al suelo le dan una gran capacidad off road. El sistema All Grip usa una función de retroalimentación para enviar más par a las ruedas traseras si detecta que las delanteras derrapan. La nueva función de proalimentación da al sistema una característica adicional al predecir los riesgos de derrape delantero de acuerdo con las condiciones del firme, la posición del pedal del acelerador y el ángulo de la dirección para enviar más par a las ruedas traseras antes de que se produzca el derrape.

Los cuatro modos seleccionables del sistema son los siguientes: Auto, que prioriza el ahorro de combustible en condiciones de conducción típicas. El sistema usa la tracción delantera por defecto y cambia a tracción total si detecta un derrape. Sport, es óptimo en carreteras con muchas curvas y el sistema hace el máximo uso de la tracción a las cuatro ruedas de acuerdo con el uso del acelerador. Nieve, es perfecto para superficies nevadas, no pavimentadas o resbaladizas y el sistema usa la tracción a las cuatro ruedas por defecto. Es decir, el sistema optimiza el control 4×4 de acuerdo con el uso de la dirección y el acelerador para dar estabilidad y tracción en superficies de baja fricción. Y Lock, se utiliza para sacar al coche cuando se atasca en nieve, arena o barro. Un diferencial autoblocante frena el posible derrape de las ruedas atascadas y trasfiere el par a las ruedas libres.

También, en el apartado de seguridad activa y pasiva, equipa, entre otros, el sistema de asistencia a la frenada (Radar Brake Support System), que cuando se conduce a bajas velocidades a causa de tráfico denso, por ejemplo, este sistema detecta al vehículo de delante y si siente la posibilidad de una colisión, avisa al conductor con un pitido y una notificación en el display de información del salpicadero. Y si la posibilidad de colisión aumenta, el sistema activa la asistencia a la frenada que incrementa la fuerza de frenado cuando el conductor pisa el freno. Además, si el sistema determina que la colisión es inevitable, aplica el freno automáticamente.

Florentino García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies