Renault se apunta al hidrógeno para su gama de comerciales

 

Presente desde hace 120 años en el mercado de los vehículos comerciales, es hoy la marca líder en Europa con un 16,7 % de cuota de mercado en el primer semestre de 2019. Además es pionero y líder en el Viejo Continente del vehículo comercial eléctrico con un 41,5 % de cuota de mercado, principalmente con Kangoo Z.E., su best-seller. Y tras lanzar su cuarto vehículo comercial eléctrico -Master Z.E.- en 2018, el Grupo se propone electrificar el conjunto de su gama de furgones de aquí a 2022. Ahora y valiéndose de su experiencia, de su liderazgo y atento a las tecnologías y al mercado, completa su oferta de vehículos comerciales con los Kangoo Z.E. Hydrogen y Master Z.E. Hydrogen. El primero se comercializará a finales de 2019 y el segundo a mediados de 2020.

Ambos vehículos estarán equipados con una pila de combustible que asegura una potencia eléctrica y térmica de 10kW, y que permite llevar la autonomía de Master Z.E. Hydrogen y Kangoo Z.E. Hydrogen a más de 350 km (frente a 120 km y 230 km respectivamente para las versiones eléctricas de baterías), esto es, la mejor autonomía de los furgones y furgonetas eléctricos. Otra ventaja del hidrógeno es el tiempo de recarga, que pasa a unos 5 o 10 minutos. También y convencida por las energías del futuro, propone el hidrógeno como una solución complementaria que permite a sus clientes profesionales una utilización óptima de su vehículo comercial eléctrico al levantar el freno de la autonomía. La tecnología de hidrógeno, a prueba desde 2014, lo ha desarrollado en colaboración con Symbio, filial del Grupo Michelin.

Si bien el hidrógeno aún no es una tecnología totalmente madura, accesible para la mayoría y procedente de una producción descarbonizada, su desarrollo es complementario a las aplicaciones con batería exclusivamente, para flotas de empresa, usos intensivos y vehículos pesados. En Europa hay 125 estaciones hidrogeneras disponibles, 26 de ellas en Francia, y 100 están en proyecto para 2020. Las infraestructuras en las que el hidrógeno está cada vez más descarbonizado se desarrollan para acompañar los avances de esta energía. Teniendo en cuenta la importante inversión financiera que esto requiere (cerca de un millón de euros por borne de recarga), los estados multiplican las acciones de acompañamiento y ayudas, con planes que toman en consideración la movilidad, pero también la descarbonización de la industria y, finalmente, el almacenamiento de las energías renovables.

Con la llegada de Master Z.E. Hydrogen y de Kangoo Z.E. Hydrogen a la red de distribución Renault, el Grupo da un paso importante en tres direcciones a la vez: La de la venta dentro del catálogo Renault: para los gestores de flota, el vehículo se compra, se mantiene y se explota ahora como los demás vehículos. La del reconocimiento de la movilidad con hidrógeno como el prolongador ideal de la autonomía y que viene a completar la gama de los vehículos eléctricos. Y la de la aceleración del desarrollo de la electromovilidad en relación con los objetivos nacionales e internacionales de lucha contra el calentamiento global y la contaminación.

Renault y Symbio avanzan juntos desde 2014 por el camino de la movilidad

Como complemento ideal de los vehículos eléctricos, el hidrógeno se almacena en un depósito de alta presión. Para Kangoo: 74 litros /1,7kg / 350 bares (o 700 bares según los países), y para Master: dos depósitos de 53 litros /2,1kg / 700 bares cada uno. Y la pila de combustible convierte el hidrógeno y el oxígeno del aire ambiental en agua creando una corriente eléctrica. La batería y la pila de hidrógeno proporcionan al motor la energía eléctrica

La pila de combustible arranca automáticamente (el conductor también puede arrancarla) cuando el nivel de carga de la batería eléctrica está al 80 % para mantener o recargar poco a poco la batería (en las paradas). Si el nivel de carga de la batería es inferior al 2 %, es posible utilizar solo el hidrógeno (por ejemplo, para llegar suavemente a su destino final o en su plaza de garaje). Mientras que la recarga de hidrógeno es complementaria a la recarga de la batería que permite prolongar la autonomía relacionada con lo eléctrico. Si la batería eléctrica está completamente descargada, la pila de hidrógeno «permite recargarla» o «puede hacer las veces de borne de recarga».

Cabe señalar que las condiciones climáticas tienen poco impacto en la autonomía relacionada con el hidrógeno ya que la energía almacenada no se ve afectada por la temperatura ambiente, por lo que se preserva la autonomía en caso de bajas temperaturas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies