Caín y Abel

 

El Gran Premio de Rusia se puede resumir como un melodrama repleto de mensajes y puñaladas entre los pilotos que estaban llamados a ser los grandes dominadores de este G.P.

Sin respetar las órdenes de equipo, Sebastian Vettel, ha regalado un doblete a con otra de sus sorprendentes actuaciones dirigidas, mas a perjudicar a su compañero de equipo que a buscar su propio beneficio y el de su equipo, dejando a Lewis Hamilton, ya, como virtual campeón de la temporada.

El cúmulo de despropósitos supera cualquier previsión. El equipo pidió a   Leclerc que facilitara un rebufo a en la salida con el fin de superar a Hamilton. El monegasco se prestó abriendo hueco para dejarle la pista franca a que se puso primero y ambos por delante del Mercedes.

La segunda parte del pacto era que le devolviera el primer puesto a su compañero pero el alemán se negaba, a pesar de la desesperada insistencia de los ingenieros. optó por parar primero a Leclerc, para facilitar que el joven piloto recuperase de nuevo la primera posición en la vuelta 27 de carrera.

Esas vueltas en las que se hizo el sueco y perjudicó a Leclerc fueron, a la postre, decisivas para el resultado final, mas cuando el motor del alemán se paraba dejando a la joven estrella solo ante la caballería alemana, que iniciaba la persecución ante las desacertadas decisiones del equipo que ya remató definitivamente cuando paró de nuevo a Leclrec, en la vuelta 32, para ponerle gomas frescas. Charles salió detrás de Bottas, que no tuvo problemas para aguantar posición dejando al completamente fuera de juego

La gestión de Mattia Binotto no ha podido ser más desacertada, en especial con el joven monegasco, que debe andar desesperado ante la falta de disciplina y la inoperancia de su equipo: «Siempre confiaré en el equipo, pero la táctica era que yo le daba rebufo obviamente para ser primero y segundo al final de la recta. Tengo que hablar con el equipo para conocer mejor la situación. Al menos somos bastante consistentes, es una pena no haber llegado con los dos coches al podio. Los todavía son bastante rápidos, pero nosotros hoy hemos ido muy bien y teníamos ritmo para acabar por delante de ellos».

Entretanto la excelente actuación de Carlos Sainz, que llegó a ser cuarto en las vueltas iniciales, era rematada por el madrileño con un sexto puesto que le sitúa una vez más como el mejor después de los 3 equipos dominadores añadiendo 8 nuevos puntos a su casillero.

Todo parece indicar que ha “regalado” el campeonato en una sucesión de errores de estrategia por parte del equipo, de errores de pilotaje en el caso de Vettel, que han culminado con el despropósito total de carrera realizada en Rusia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies