La producción de eléctricos se triplicará hasta 2021 y creará 120.000 empleos

 

La fabricación de modelos de vehículos eléctricos se triplicará en los próximos tres años, según un estudio de la Federación Europea de ONGs Transport & Environment, que señala que este sector generará 120.000 nuevos empleos directos e indirectos. El informe de T&E concreta que los fabricantes europeos del sector de la automoción pondrán a disposición de los consumidores hasta un total de 214 modelos más de vehículos eléctricos frente a los 60 disponibles en 2018.

Los datos forman parte del estudio de T&E que se basan en datos de la industria IHS Markit que afirma que el sector está preparado para “abrazar la electrificación del sector”. Si bien, añade que son los Gobiernos los que deben de garantizar y promover esta electrificación con incentivos fiscales adecuados e infraestructuras de recarga suficientes para alejarse de los vehículos con combustibles fósiles. Además, el estudio añade que de aquí a 2021 se incorporarán al mercado 90 modelos totalmente eléctricos y 118 híbridos enchufables. Entre las causas está el hecho de que con estos modelos los propios fabricantes podrán cumplir con el objetivo de dióxido de carbono (CO2) establecido para la UE que pasa por alcanzar coches con 95 gramos de emisiones de CO2 por cada kilómetros recorrido.

En ese sentido, Ecodes, que forma parte de T&E señala que de cumplirse los pronósticos, en 2025 el 22% de todos los vehículos que se fabriquen podrán ser enchufables, esto es más que suficiente para cumplir con el estándar de CO2 establecido por la UE para ese año. También, en la misma línea y, en sentido contrario, el estudio expone que los planes de producción de otros sistemas alternativos son prácticamente inexistentes, ya que solamente se prevé fabricar 9.000 vehículos de pila de combustible para 2025, en comparación con 4 millones de coches eléctricos. Además, estima que la producción de vehículos a gas comprimido se reducirá y no llegará al 1% de la producción europea prevista para mitad de 2020.

Desde Transport and Environment, Isabell Buschell confía en que gracias a los estándares de CO2, Europa verá una “ola de coches eléctricos más asequibles y disponibles” en el mercado. Sin embargo, reclama apoyo de los gobiernos a la carga doméstica de vehículos eléctricos, en viviendas y centros de trabajo, así como reformas fiscales para que los vehículos eléctricos sean “más atractivos” que los coches contaminantes como el diésel o “los poco eficientes híbridos enchufables”.

 

En la actualidad, según el estudio, las previsiones de producción apuntan a una tendencia a reemplazar los coches de combustión interna por los eléctricos, con la mayor parte de las fábricas establecidas en Europa occidental (Alemania, Francia, e Italia). Sin embargo, el mayor número de vehículos eléctricos fabricados por persona se dará en Eslovaquia, al tiempo que la República Checa y Hungría también contarán con centros relevantes de producción, de acuerdo con el informe. Por su parte, respecto a Reino Unido, T&E mantiene una mayor incertidumbre puesto que sus previsiones podrían variar por un posible Brexit sin acuerdo.

En la actualidad existen 16 plantas de baterías de iones de litio a gran escala garantizadas en Europa para el año 2023. Con estos planes, T&E confía en que se deberían producir 131 GWh de capacidad de baterías que, según los datos de Benchmark Mineral Intelligence, son suficientes para cubrir los 130 GWh que se estiman necesarios para los vehículos eléctricos y baterías de almacenamiento estacionarias en Europa en 2023.

Por su parte, datos del Joint Research Centre de la Unión Europea (UE) anticipan que la fabricación de baterías a gran escala generará 120.000 puestos de trabajo tanto directos como indirectos. En todo caso, tanto el informe de T&E como Ecodes (que forma parte de la federación de ONGs) advierten de la importancia de garantizar que las baterías vendidas en la UE tienen una huella de carbono baja, que son reutilizables y que proceden de fuentes éticas que respetan los derechos humanos y ambientales. Y desde Ecodes, Míriam Zaitegui considera que este es un momento clave para la industria del automóvil en Europa y para España, donde esta industria es tan relevante. “Los fabricantes europeos finalmente están haciendo inversiones importantes para la electrificación del automóvil con hasta 145.000 millones de euros destinados a ello. Es importante que nuestro Gobierno envíe las señales adecuadas a los fabricantes, dejando claro que la era del diésel y gasolina ha terminado. Solo así se podrán aprovechar las oportunidades que vienen con las nuevas formas de movilidad, como la creación de empleo”, comentó.

En este contexto, el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética del Gobierno prevé dar un plazo de 27 meses a las pequeñas gasolineras, seis meses más que a las grandes estaciones de servicio, para que instalen puntos de recarga eléctrica de al menos 50 kw, una vez esté aprobada la norma que establece que estos puntos de recarga serán obligatorios desde el primer día tanto en nuevas estaciones de servicio como en los edificios de nueva construcción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies