Nissan GT-R NISMO, del circuito al uso diario

 

La firma japonesa ha mostrado su nuevo GT-R NISMO, el pináculo de la gama GT- R. Un coche de carreras de altas prestaciones para un uso diario que toma lo mejor de la legendaria herencia del deportivo japonés, mejorando su icónico diseño y tecnología punta. Y lo ha hecho en su hábitat natural, en un circuito, en este caso en el alemán de EuroSpeedway Lausitz. Máximo estandarte de la marca desde su primera aparición en 1969, el GT-R ha ido alcanzando con el paso del tiempo cotas inimaginables, convirtiéndose en una referencia en el siempre competitivo sector de los vehículos superdeportivos y en el caso de la variante NISMO, la última evolución más radical de la tercera generación del coche que se presentó en el Salón de Tokio de 2007. Con un precio que rodará los 200.000 euros, llegará en septiembre en los concesionarios Performance Center.

Ahora y de cara a 2020 se actualiza su motor con dos nuevos turbocompresores testados en la versión de competición NISMO GT3; con un control del cambio  y chasis mejorados, mayor número de componentes en fibra de carbono, lo que reduce su peso total y mejoras en los frenos, llantas, neumáticos y aerodinámica. Lo que no cambia es su motor V6 de 3.8 litros TwinTurbo que entrega 600 CV, potencia se envía a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios de doble embrague de seis velocidades con levas en el volante. Un conjunto que emite ahora un sonido más enérgico, aunque sin llegar a resultar intrusivo a través de una nueva línea de escape en titanio.

Esta claro que la competición mejora la raza, y eso es precisamente lo que pasa con el GT-R NISMO 2020. Al igual que en la competición, la precisión es la clave para conseguir el mejor. Cada unidad del motor VR38DETT se monta a mano de principio a fin y los encargados de tan importante tarea son maestros mecánicos conocidos como takumi. Estos pocos elegidos montan la compleja unidad motriz con la precisión de un verdadero artesano. Los takumi firman sus obras igual que lo hacen los grandes artistas, mediante una placa especial de aluminio situada en la parte frontal de cada motor que cumpla sus estándares.

 

Los nuevos turbocompresores del coche son los mismos que monta la versión GT3 de carreras del GT-R. Estas unidades incorporan una turbina de 10 álabes (un álabe menos que el modelo actual) que son 0,3 milímetros más delgados. Eso supone una reducción de peso del 14,5 % y, en consecuencia, de inercia (24 %), lo que permite una respuesta más rápida. Un álabe menos reduciría el flujo y, para compensar, se ha creado una nueva placa trasera con el objetivo de evitar que los gases de escape fluyan por detrás de las aspas de la turbina, mejorando drásticamente la eficiencia del flujo. La respuesta es inmediata y se siente al instante. El sistema presenta una mejora del 20 % en la respuesta del motor cuando el conductor aumenta la presión sobre el acelerador, de una abertura del 0 % a una abertura total del mismo. Además, el renovado sistema de escape de titanio transmite un sonido más enérgico al habitáculo, aunque sin llegar a resultar intrusivo.

Por otro lado, nn modo R, la transmisión mejorada de 6 velocidades y doble embrague cambia de marcha de manera más rápida e intuitiva gracias a un nuevo algoritmo para el control adaptativo de cambio de marcha (ASC). Este sistema elige la mejor marcha para cualquier situación de conducción y se hace notar especialmente durante la frenada y al atacar una curva, cuando la trazada parece ser más precisa y con una bajada de marcha más rápida que ayuda a reducir el subviraje al entrar en curva. Las revoluciones del motor se mantienen así a un nivel elevado gracias al nuevo set-up, por lo que la aceleración también mejora al salir de una curva.

El diseño del GT-R NISMO 2020 ha emprendido una revolución para conseguir mejoras aerodinámicas. Estos cambios son totalmente funcionales y aumentan la refrigeración de zonas clave como el compartimento del motor y los frenos, pero todo ello sin afectar negativamente a su coeficiente de resistencia aerodinámica de 0,26. Otro elemento que diferencia todavía más al modelo es la cantidad de fibra de carbono que incorpora. De hecho, la mayoría de componentes son más ligeros en comparación con el modelo actual. Entre ellos encontramos los parachoques delantero y trasero, las defensas delanteras (-4,5 kilogramos), el capó (-2 kilogramos), el techo (-4 kilogramos), las cubiertas de los estribos laterales, el maletero y el alerón trasero. Siguiendo con el concepto del kaizen, cada componente se ha mejorado para reducir peso, aumentar el apoyo y mejorar la aerodinámica. Y la combinación de estas piezas exteriores se ha traducido en una reducción total de 10,5 kilogramos, además de los casi 20 kilos menos conseguidos mediante mejoras y nuevos componentes.

 

El techo es el componente más importante en el que se ha usado fibra de carbono, lo que reduce el peso significativamente allí donde resulta más importante, rebajando así el centro de gravedad del coche para conseguir un mejor tacto de conducción. Otras modificaciones realizadas en la estructura de fibra de carbono son los conductos Naca situados en el capó, que ahora están integrados en la estructura compuesta. Y el GT-R GT3 de competición ha resultado una gran fuente de inspiración para el diseño del nuevo parachoques delantero. Ahora cuenta con lamas deportivas que aumentan la fuerza de adherencia en 7 kg sin generar resistencia adicional. Y los parachoques ventilados testados en el túnel de viento también contribuyen a suavizar el flujo de aire que recorre el resto de la carrocería y a evitar las turbulencias en el alerón trasero, ofreciendo así mayor estabilidad a altas velocidades. Por si fuera poco, también contribuyen a canalizar el aire caliente presurizado hacia fuera del compartimento del motor.

Y para pararlo, ha colaborado con el fabricante italiano de frenos Brembo unos específicos. Las grandes pinzas especiales se combinan con rotores cerámicos de carbono, los mayores jamás instalados en un deportivo japonés: 410 mm delante y 390 mm detrás. Las pinzas delanteras de seis pistones y traseras de cuatro pistones son excepcionalmente rígidas y su nuevo diseño supone una mejora importante en cuanto al tiempo de reacción de los frenos. Esta característica se traduce en un pedal de freno más sensible y progresivo, que se adapta perfectamente al conductor para modular con precisión la fuerza de frenada. El resultado es la capacidad de reducir velocidad de manera más rápida y eficaz, al tiempo que se mantiene resistente al desgaste. También se ha mejorado la refrigeración del rotor delantero mediante la modificación del ángulo de instalación de las guías de aire, lo cual ayuda a canalizar un mayor flujo de aire hacia el centro. Como detalle final, las pinzas se han sumergido en una pintura amarilla resistente al calor que no solo es capaz de soportar temperaturas de más de 1000 grados centígrados, sino que también es resistente a la decoloración debido al uso intenso y los ciclos de temperatura repetitivos.

Además, la configuración de la suspensión mejora la estabilidad en curva (fuerza G lateral) y permite un mejor ángulo de guiñada y una conducción más precisa. Y la dirección presenta mejor linealidad y precisión que nunca, por lo que apenas requiere mínimas correcciones incluso a 300 km/h. También las exclusivas llantas de aluminio forjado RAYS de 20 pulgadas son 100 gramos más ligeras e incorporan un nuevo diseño de nueve radios que mejora la rigidez a pesar de la reducción de peso.  Mientras que el logotipo NISMO blanco y rojo de corte diamante situado en el borde indica su exclusividad.

 

Los neumáticos de nuevo diseño están fabricados con un nuevo compuesto de goma que aumenta el agarre un 7 % y cuentan con un dibujo de la banda de rodadura con una ranura menos en el caso de las ruedas delanteras, lo que aumenta un 11 % la superficie de contacto. La forma del neumático es ligeramente más redondeada, por lo que cuando el coche se inclina durante las curvas, hay más superficie de goma en contacto con el suelo y se genera más agarre. En total, la fuerza de giro de los neumáticos ha aumentado un 5 %. Esta prestación también mejora la respuesta de la dirección en cuanto a trazada recta y estabilidad en comparación con el modelo actual, pero sin afectar al rendimiento de la resistencia a la rodadura.

Dentro del habitáculo, los exclusivos asientos creados por Recaro han mejorado con el objetivo de ofrecer mejor sujeción para el conductor y el acompañante. Eso es posible gracias a una estructura de tres capas en la que la fibra de carbono forma una sección interior principal con el objetivo de mejorar el soporte para la parte superior del cuerpo. La inclusión de una estructura central a la carcasa de carbono ha aumentado la rigidez torsional de los asientos (aproximadamente un 20 %), contribuyendo así a combatir la flexión durante las curvas y a ofrecer más soporte al accionar los frenos. Pero esta novedad no ha afectado negativamente al peso: cada asiento pesa 1,4 kilos menos.

Solo hay una combinación de color interior disponible, piel negra NISMO con inserciones rojas. Los elementos de los asientos son de ante rojo sintético, mientras que encontramos alcántara Dark Grey en el volante, el salpicadero y el techo.

 

Florentino García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies