Cuando la emoción de la F1 la ponen los jueces

 

“Kepp focus, Keep focus” (mantén la concentración, mantén la concentración)

Tras conocer los cinco segundos de penalización por su error en la curva 4 unas vueltas atrás y poner en peligro con su reentrada a Hamilton, aprieta los dientes. De una diferencia de apenas segundo y medio consigue en pocas vueltas ponerla en 3 y pico. Sin embargo, la presión de Hamilton, la misma que le ha llevado a cometer el error, unida al sentimiento de impotencia de poder meterle los cinco segundos que necesita para proclamarse vencedor en cronómetro de la carrera más los segundos de los juzgados le hace explotar.

La conversación con el ingeniero por radio no deja lugar a dudas de la desesperación, frustración, rabia y hundimiento del piloto que pierde por la boca la diferencia que le saca a y en vez de poner su coraje en el acelerador parece explotar y deshincharse como un globo, hasta el punto de casi perder también la posición con su compañero Leclerc.

¿Sanción justa o injusta?

No voy a entrar en ello en profundidad. Quizás es lo de menos. Efectivamente uno no puede esperar que un piloto que pierde el control del coche sea capaz de esquivar a la ancianita en el paso de cebra cuando se incorpora al asfalto, pero si es cierto que, voluntaria o involuntariamente, pone en riesgo al otro piloto y el reglamento es claro en ese punto. También parece que después del primer trallazo que le pega el coche, todavía al incorporarse a la salida de la curva, recupera el control y cierra intencionadamente la puerta a hacia el muro.

Pero la realidad no está en lo procedente o improcedente de la sanción. Está en otro punto.

Esperábamos por fin una carrera diferente. Yo, al menos, la esperaba. Y no ha sido así hasta que la lotería de una sanción ha hecho que de verdad los pilotos tuvieran que batirse, sacar lo máximo de sus máquinas y dejar de calcular puntos, ir de reservones de neumáticos y gasolina y cuidar de que el “parabrís” no se llene de mosquitos . 5 miserables segundos separan lo anodino de lo emocionante.

Si es así, ¿por qué no nos dejamos de tanto avance, cambios de reglamento de un año a otro para buscar el espectáculo y tanta gaita escocesa o gallega? La solución es bien simple. En las últimas quince vueltas de cada gran premio se sortean 5 segundos entre los cuatro primeros pilotos y tenemos un fin de fiesta asegurado sin necesidad de tener que esperar ninguna metedura de pata.

Aseguremos el espectáculo y no lo dejemos al azar de la salida de un coche de seguridad, la descarga de unas nubes o la espera del fallo de un piloto. Hagamos como en el “Wrestling” y escribamos un guion a las carreras que reparta los campeonatos, pero que asegure el espectáculo o incluyamos elementos de azar en las carreras, trampas de clavos, un chorreón de aceite en una curva o algo que nos despierte de nuestros sofás.

Amigos, cada vez me parece más estar en un circo romano en que la gente se queja de la falta de espectáculo y aburrimiento a la espera de que algún león devore algún cristiano. Aquí cambiamos los leones por golpes contra los muros, coches volando o trompos e incidentes, pero parecemos esperar lo mismo. La tragedia para sacarnos de la atonía.

A mí la carrera me estaba pareciendo interesante sin necesidad de la sanción. Las posibilidades abiertas por delante, la buena carrera de Ricciardo con el Renault, Verstappen con una estrategia diferente, Carlos viendo lo que podía remontar… Quizás yo sea raro, pero disfruto con cada pequeño detalle. Me gustan la F1, los coches y los motores.

Lo que ya no me gustan son los espectáculos bochornosos y desmedidos, las rabietas de niño y los numeritos. A le digo lo que le dijo la sultana Aixa a su hijo Boabdil cuando perdió Granada. “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”. Me hubiese gustado verle ganar hoy y que eso abriese una puerta a su recuperación, pero al final he terminado viéndole más débil que nunca y a Leclerc afilando las lanzas.

Paul Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies