¿Hacia dónde vamos, Harley-Davidson?

 

Hablemos sin prejuicios, tópicos ni frases manidas, pero hablemos. No tiren la primera piedra y procuremos no hacer de este, un ejercicio de onanismo. La Fe no se resiente, pero según quien los cimientos pueden tambalearse. ¿Qué pretendes Harley-Davidson?

Si se presta atención a los últimos años de los de Milwaukee, sus medidas solo denotan una estrategia. La lucha. Harley pelea en la brecha del Siglo XXI para defender su “Bar & Shield” de las normativas de contaminación, el cierre de los núcleos urbanos al tráfico indiscriminado y, en general, un mundo cada vez más concienciado y políticamente correcto. Harley quiere mantener la fachada principal revolviendo las entrañas, pero ¿Qué sentido tiene?

116 años de marcada identidad liquidados de un día para otro. Demasiadas víctimas abatidas: Adiós a la incomprendida V-Rod y a las Dynas caídas, antes una de las familias más queridas, hoy renacidas como Softails. Todo porque a orillas del Lago Michigan decidieron que millones de personas estaban equivocadas. Que hay que olvidar a la Harley como un asiento a ras del suelo y un cuelgamonos; dicen que lo que en realidad queremos es una naked a pilas.

Puntualizar que es de agradecer la puesta a punto de la tecnología y las capacidades de los modelos más recientes, pero de ahí a vendernos una Harley que suena a turbina es salir de la trinchera a cuchillo.

No es ciencia ficción sino una promesa.  La primera declaración es la LiveWire, una moto eléctrica en toda su dimensión, que tocará tierra este próximo otoño 2019 con una autonomía de 225km y una aceleración de 0 a 100km/h en 3 segundos, según afirman los norteamericanos. El futuro está al alcance de aquellos que lo deseen a partir de tan solo 33.700€.

Inclusive prometen 100 nuevos modelos en 10 años entre los que se incluyen: una suerte de bici eléctrica, algo semejante a un scooter con baterías y, por si fuera poco, una Harley al más puro estilo naked japonés o un modelo de Trail. La marca quiere diversificarse y abandonar el barco que ellos mismos botaron y se encargaron de mantener a flote aún en la actualidad. Aunque es interesante ver como una firma se la juega de esta manera tan salvaje, no podemos obviar a todos aquellos a los que han cabreado.

Y es por eso mismo, a pesar de los esfuerzos de HD para seguir el paso de los tiempos, por lo que aún queda mucha gasolina que quemar en los big twins que impulsan a las americanas. Al margen de todo lo dicho anteriormente y lejos de los despachos corporativos, Harley es algo distinto. Es una corriente que atrapa sin distinción a aquellos que no buscan las facilidades de la modernidad sino expresarse. Cuando lo único que importa es mantenerse firme y no ceder a las idas de la industria.

Todo se reduce a la diferencia entre el término por el que conocemos algo y el concepto que cada uno tenga del mismo. Para algunos Harley- Davidson son flecos, llamas y la carretera hasta el horizonte. Para otros, es una máquina con la que quemar rueda, la mejor alternativa para correr en un circuito oval de tierra o desafiar la física.

Aunque parezca inverosímil no hay más que hurgar en Estados Unidos, donde coinciden todas las vertientes, para poder asombrarse de los bramidos de un motor en V a 45º mientras un yankee, sin las debidas protecciones homologadas y una pavorosa temeridad, pone la rueda delantera de uno de esos monstruos de 300 kilos marcando las 12.00h.

Harley-Davidson puede pretender lavarse la cara y quitarse el aceite del último siglo, pero mientras la rama directiva va en una dirección, subyace la actitud, el carácter y el amor incondicional de los que creemos en la chopper. Aquel que abraza los defectos y sabe ensalzar las virtudes de estas máquinas que vibran hasta que te duele el culo, chorrean por cualquier puñetero punto del motor y ensordecen como ninguna otra máquina es capaz. No están hechas para todos, pero los que restan no necesitan más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies