Más allá de los trompos de Sebastian Vettel

 

Que no entiende de pilotos ni entiende a los pilotos es algo demostrable por histórico. ¿Desde cuándo algún piloto que no estuviese consagrado ha ganado mundiales con un Ferrari?

Nunca. Michael Schumacher, la renta de la que viven, venía de ser bicampeón con Benetton en 94 y 95 y, aun así, tardaron cinco temporadas en darle un título, del 96 al 2000. Cuando por fin sonó la flauta y consiguieron el coche imbatible tuvieron 5 títulos seguidos.

Podemos añadir a estos datos que el único piloto que le ha dado a un campeonato del mundo y que no venía de ganar algún mundial fue Kimmi Raikkonnen en 2007. Pero no dejaba de ser un piloto muy competitivo y ya con una trayectoria de 7 años en la F1 con varios subcampeonatos. Trayectoria que ellos ya se encargaron de arruinar restándole el apoyo y minusvalorando a un piloto que se había atrevido a heredar el asiento de Kaisser y lo había hecho ganando.

El nulo esfuerzo de en la creación de pilotos es patético dentro de la F1 si dejamos de contemplar el caso de Leclerc que se integró en la academia de en 2016, viniendo de ganar todo en las categorías inferiores, y al que, con la trayectoria que llevan, se cargarán.

Pero el TIFOSI italiano también se desentiende de los pilotos y para él solo existe Ferrari. Así lo decía Ricardo Patrese «El Tifosi solo entiende de Ferrari; si usted es un italiano al volante de un coche inglés, entonces no vale nada»

¿Cuántos pilotos italianos han ganado algún mundial con Ferrrari en la historia? Uno, Aloberto Ascari con un total de 2 mundiales porque Nani lo fue con Alfa Romeo.

Al único piloto al que los TIfosi han despedido con la cabeza baja es a Fernando Alonsom ( Y al Kaisser, por supuesto, al que solo se le perdonó su vuelta con por tratarse de un equipo nuevo y que difícilmente podía hacer sombra a los Ferrari).

Los demás han salido sin pena ni gloria a pesar de su calidad y esfuerzo o incluso denostados y, sobre todo, MUY HARTOS de un equipo como Ferrari.

Más allá de los trompos de y sus cagadas, ya lo dije hace un año y dos y lo repetí este, está el desastre de como equipo deportivo.

Un equipo sin estrategias ni dirección, que intenta hacer todo con paños calientes y al que se le ve titubeando en todo momento no puede transmitir serenidad, seguridad o confianza a sus pilotos y tampoco debe excusarse en los desaciertos de estos, aunque es evidente que sí puede.

La realidad es que le restó dos mundiales a que quedaron en evidencia porque Alonso no cometió ni un solo Fallo, pero esos errores de equipo en dirección, estrategia e incluso los pit stop siguen siendo los mismos o mayores aún que con Fernando.

La única diferencia es que ahora cuentan con un piloto que no sabe administrar esa presión, marcada por los TIfosi a y que le viene desde dentro, y les brinda pequeñas excusas para echar balones fuera, adjudicarle toda la responsabilidad del fracaso y convertirlo en un clown o payaso ante la opinión de una galería fácil de contentar con ello porque no quieren ver la realidad de Ferrari.

Pero Leclerc no comete errores y tiene la ambición de ganar porque sabe que puede y sí confía en tener un coche lo suficientemente rápido para ser competitivo.

Esto sí deja en evidencia las meteduras de pata de Ferrari. Esa dirección tibia y de manos blandas y escurridizas que les caracteriza y su trayectoria histórica de no mirarse más que al ombligo y no apoyar decididamente a sus pilotos.

En son muy conscientes de la cantidad de cagadas que han cometido con Vettel, pero les resulta muy conveniente la campaña mediática orquestada contra él, quizás, promovida por ellos mismos. Son muy conscientes de cómo la cagaron igualmente con Fernando y son muy conscientes de como la están cagando con Leclerc.

Pero, en definitiva, todo les viene muy bien porque lo que realmente les pasa es que su propia inseguridad, el no saber si han hecho o son capaces de hacer un coche que pueda ser superior a los Mercedes, les atenaza y siempre es bueno tener quien pague las culpas y gladiadores que echar a los leones del circo de los tifosi y los Ferraristas.

Paul Martin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies