Mercedes GLB Concept, amplio y robusto

 

Con ocasión del Salón de Shanghai (del 18 al 25 de abril) la firma de la estrella esta presente con el GLB Concept, prototipo que anticipa como será un nuevo SUV compacto de siete plazas que, cuando sea presentado en su forma definitiva en el Salón de Frankfurt (septiembre), saldrá a la venta con el nombre de GLB para ubicarse por debajo del GLC. Con 4,63 metros de longitud, destaca por sus proporciones y un frontal con faros Multibeam LED que acreditan su código genético todoterreno, al igual que unos voladizos cortos delante y detrás. La batalla es larga y en su funcional habitáculo asume el canon estético de los nuevos compactos de la marca, con un tablero de instrumentos similar a la de la Clase B, donde se combina el sistema multimedia MBUX con elementos de todoterreno. Y aunque la versión definitiva podrá llevar tracción delantera o total 4 Matic y motores de gasolina, diésel e híbridos enchufables, en este caso se expone con uno de gasolina de cuatro cilindros y 224 CV en combinación con un cambio de doble embrague 8G-DCT.

El Concept GLB es una apuesta por la habitabilidad y la robustez, donde un conjunto de detalles refleja su afinidad por las pistas sin asfaltar. Estéticamente se desmarca de la masa de SUV compactos, la conformación nítida de la carrocería, con amplias superficies, reducción de aristas y juntas precisas, destila dominio y modernidad. Y donde los revestimientos que envuelven y protegen los pasarruedas aportan estructura a las proporciones de la carrocería y subrayan su carácter de todoterreno. Además, el armonioso concepto cromático incluye tanto la pintura de la carrocería en designo blanco Cachemira magno como piezas adosadas en negro brillante a modo de contraste (entre otras, los claddings y la caja portaequipajes de techo integrada), así como discretos elementos en color naranja, entre otros, en la calandra del radiador y como distintivo en las carcasas de los retrovisores exteriores.

 

La protección estética de bajos delante de acabado cromado cuenta con tomas de aire integradas en efecto acero inoxidable que acentúan la aptitud todoterreno del vehículo. La protección estética de bajos detrás asume el diseño delantero y subraya así la armonía del concepto general. Además, el prototipo ostenta un muestrario de llamativos elementos adicionales que refuerzan su carácter robusto. Por ejemplo, las dos viseras que nacen del marco del techo delante y detrás. En ellas se integran faros LED para iluminación del entorno y como ayuda para la orientación al conducir por terrenos sin pavimentar. Y las barras longitudinales para el techo de color negro acaban en forma de arco delante y detrás. En la parte posterior se ha montado de forma fija una caja portaequipajes de techo. Mientras que los neumáticos con tacos para la conducción sobre terrenos accidentados se montan sobre robustas llantas de 17 pulgadas en acabado bicolor.

En el interior, asume el canon estético de los nuevos modelos compactos de Mercedes. No obstante, como corresponde a un showcar y SUV, cuenta con una tapicería específica de cuero y elementos de adorno especiales. Una tercera fila de asientos con dos plazas individuales adicionales celebra su estreno en la gama de turismos compactos de la marca. Si no se necesitan estos asientos, pueden escamotearse en el piso de carga, ampliando así el maletero. Son mucho más que meros asientos auxiliares, ya que ofrecen un confort razonable a personas de estatura mediana.

 

El respaldo de la fila intermedia de asientos está dividido en tres secciones en relación 40:20:40, y puede abatirse para configurar una superficie de carga plana. La banqueta de este asiento está dividida en dos elementos en relación 40:60. La segunda fila de asientos puede desplazarse hasta 140 mm en dirección longitudinal (90 mm hacia delante para ampliar el maletero o el espacio reposapiés de los ocupantes de los asientos de la tercera fila, 50 mm hacia detrás si se desea que los ocupantes de la segunda fila dispongan de mayor espacio en una configuración de cinco asientos). Otra posibilidad para adaptar el habitáculo en función de la demanda de espacio y de confort es el ajuste de la inclinación del respaldo de la segunda fila de asientos con ocho puntos de encastre. Y con el fin de facilitar el acceso a la tercera fila de asientos se ha implementado una función Easy-Entry en la segunda fila. Si se acciona el asidero de desbloqueo situado en la parte lateral superior del respaldo, se abate el respaldo hacia delante y es posible desplazar el asiento completo en esa misma dirección. En los asientos de la segunda y la tercera fila se han previsto en total cuatro puntos de fijación para asientos infantiles.

Por otro lado, la arquitectura básica del tablero de instrumentos es similar a la de la Clase B. Por delante del conductor se ha dispuesto el puesto de conducción widescreen, y para el manejo y la visualización se hace uso de Mercedes-Benz User Experience, MBUX. Una novedad son los elementos tubulares propios de un todoterreno en aluminio fresado, que ponen el punto final al diseño de la parte inferior del tablero de instrumentos. Esto confiere un cariz robusto, poderoso y en cierto modo lúdico al tablero de instrumentos. Por debajo de los tres difusores centrales redondos se encuentra la unidad de mando de la climatización. Para este elemento se ha elegido un diseño de aspecto analógico, con teclas que parecen fresadas a partir de un cilindro de aluminio.

 

El Concept GLB equipa el motor de gasolina de cuatro cilindros M 260 en combinación con un cambio de doble embrague 8G-DCT. La potencia máxima asciende a 224 CV, y el par motor máximo, a 350 Nm. Y no podía faltar la tracción integral permanente 4MATIC con tres diagramas característicos a elección. El sistema, con dimensionamiento deportivo ofrece al conductor la posibilidad de influir en la característica del sistema 4MATIC accionando el interruptor Dynamic Select. Se dispone de tres diagramas característicos para controlar el embrague de discos de la tracción integral. Al mismo tiempo, el sistema reacciona con flexibilidad a la situación de conducción en cada uno de los modos disponibles. Durante la conducción en el modo de carretera se elige para el programa de conducción “Eco/Comfort” una distribución de 80:20 entre el eje delantero y el eje trasero. En el modo “Sport”, esta relación es de 70:30. En el modo para todoterreno, en cambio, el embrague de discos de la tracción integral asume la función de un bloqueo longitudinal, y la distribución básica de la fuerza es equilibrada, 50:50.

Entre los componentes de la tracción integral 4MATIC figuran la salida de fuerza para el eje trasero, integrada en el cambio automatizado de doble embrague, y el engranaje del eje trasero con embrague de discos integrado. El accionamiento es electromecánico. Un motor eléctrico ejerce una fuerza axial sobre el paquete de discos a través de un engranaje de ruedas dentadas rectas y una rampa de bolas, abriendo o cerrando así el embrague de discos. El diferencial del eje trasero compensa las diferencias en el recorrido y el número de revoluciones de las ruedas traseras. Las principales ventajas de esta regulación son su actuación independiente del régimen de giro en todo el margen de ajuste, el control piloto del embrague ya a vehículo parado y el mayor rendimiento gracias a su concepción con rampa de bolas.

 

Florentino García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies