Aston Martin Rapide E, elegante y silencioso

 

Cuando solo faltan horas para que Salón de Sanghái (del 18 al 25 de abril) abra sus puertas, ya son públicas sus principales novedades, la mayoría bajo la etiqueta de emisiones cero. Una de ellas viene de la mano de la firma británica Aston Martin, que estará presente en el certamen con el Rapide E, su primer modelo 100% eléctrico de producción, aunque su fabricación esté limitada a tan solo 155 unidades. Con carrocería de cinco cinco puertas y cinco metros de longitud, esta desarrollado en colaboración con el especialista Williams Advanced Engineering. Se alimenta de una batería de 800 Voltios con una carcasa de fibra de carbono y Kevlar, una capacidad instalada de 65 kWh y más de 5600 celdas cilíndricas de iones de litio ubicadas en el lugar original del motor V12, la caja de cambios y el depósito de combustible. Y que transmiten toda su fuerza a dos motores eléctricos montados en el eje trasero para ofrecer una potencia combinada de 610 CV. Sus prestaciones: de 0 a 100 km/h en 4 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h.

Tomando como base el Rapide, ya está listo para la producción el  primer coche de producción totalmente eléctrico: el espectacular Rapide E. Un vehículo  que será fundamental para la exclusiva marca de automóviles. Después del éxito de modelos de edición especial anteriores como Vulcan, la familia Vanquish Zagato y la continuación del DB4 GT, el Rapide E continúa brindando un nivel superior de rendimiento, artesanía y exclusividad, además de introducir a en el mundo de lo eléctrico. Además, de ser el primer automóvil fabricado en el moderno centro de producción que la firma británica tiene en St Athan, la Sede de Electrificación de la marca y representar  el primer paso hacia la estrategia de electrificación más amplia de la compañía y el éxito de Lagonda, la marca de lujo de cero emisiones.

 

Por primera vez, los equipos de diseño e ingeniería de han trabajado en conjunto para conseguir un rendimiento aerodinámico óptimo de las elegantes formas del Rapide. Ahora, las líneas metálicas tradicionales dejan paso a una llamativa parrilla frontal con forma de panal. Y dado que los requisitos de enfriamiento del tren motriz EV son menos exigentes, los ingenieros han tenido libertad para optimizar la apertura del área frontal; gracias a esto, el flujo de aire a través de la carrocería es mínimo, se ha mejorado la eficiencia aerodinámica del automóvil y sus proporciones se han visto aumentadas.

También, es más grande de lo habitual el nuevo diseño de los bajos minimiza el flujo de aire que atraviesa el divisor delantero hasta llegar al nuevo difusor trasero. Una función que ahora está totalmente destinada a optimizar la eficiencia aerodinámica con la eliminación del sistema de escape utilizado anteriormente. Y las ruedas aerodinámicas de aluminio forjado, calzadas con neumáticos P-Zero de baja resistencia hechos a medida, también han sido rediseñadas para brindar una mayor eficiencia, sin comprometer la capacidad de enfriamiento de los frenos. Por lo que la suma de todos estos cambios le da al paquete aerodinámico de Rapide E una mejora del 8% con respecto al modelo de combustión interna anterior.

 

Tanto por dentro como por fuera, el Rapide E está equipado con los materiales y la tecnología idóneos para el primer modelo EV de la marca. Atrás quedaron las pantallas analógicas del pasado. Ahora, cuenta con una pantalla digital de 10 pulgadas que aporta toda la información clave al conductor mientras circula, incluyendo: el estado de carga de la batería, los niveles de potencia del motor, el rendimiento de regeneración y un medidor de consumo de energía en tiempo real. Además, se han desplegado bandas de fibra de carbono a la carrocería del coche para ayudar con el cumplimento con los estrictos objetivos de peso establecidos por el equipo de ingeniería de Aston Martin.

También y con el objetivo de llevar la experiencia más allá del automóvil, una aplicación propia permite que la información clave del coche se pueda controlar a distancia. Su panel muestra la autonomía de la batería, su estado y su tiempo de carga, además de permitir que los destinos de navegación se envíen desde la aplicación al coche para facilitar la planificación de rutas. El lugar de estacionamiento del automóvil también se puede ver a través de la aplicación, con indicaciones al caminar que ayudan a reubicar su situación en lugares concurridos. Finalmente, el estado del Rapide E también se puede examinar desde la aplicación, proporcionando recordatorios como, por ejemplo, cuándo se debe revisar un servicio importante ante el riesgo de avería.

A lo largo del proceso de desarrollo, el equipo de ingeniería combinado de AML / WAE centró sus esfuerzos en encontrar soluciones de empaque para el sistema de baterías y motores dentro de la arquitectura del modelo, antes de trabajar para lograr un enfriamiento efectivo de las baterías y los motores. El Rapide E se alimenta de una batería eléctrica de 800 Voltios con una carcasa de fibra de carbono y Kevlar, una capacidad instalada de 65 kWh y más de 5600 celdas cilíndricas de iones de litio 18650. Este paquete de baterías a medida se ubica en el lugar que suele ocupar el V12 de 6.0 litros; también la caja de cambios y el tanque de combustible se hallan junto al sistema de 800 Voltios, permitiendo una carga más eficiente y características térmicas mucho mejores que las arquitecturas eléctricas existentes. Este sistema de batería alimenta dos motores eléctricos montados en la parte trasera, que producen una salida combinada de poco más de 610 CV y unos colosales 950 Nm de par motor.

 

La autonomía es de más de 320 kilómetros, siguiendo los requisitos de la WLTP (Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedures). A su vez, el modelo es capaz de cargarse a una velocidad de 297 Kilómetros de autonomía por hora, gracias al cargador de 400 Voltios y 50 kW. Sin embargo, el sistema de batería de alto voltaje de 800V del automóvil permite una carga aún más rápida de 498 Km/hora, utilizando un cargador de 800 V que ofrece 100 kW o más. Para la carga en destino, el automóvil también cuenta con un cargador de AC de alta potencia a bordo, líder en la industria y capaz de recargar la batería en tan solo tres horas. Y en cuanto a las prestaciones, la velocidad máxima del Rapide E es de 249 km/h, acelera de 0-100 Km/h por debajo de 4.2 segundos y de 80-112 Km/h en solo 1.5 segundos. Unas cifras impresionantes que no dependen de un margen estrecho en la carga de la batería o de las condiciones climáticas, sino que, gracias a la arquitectura vanguardista de la batería de 800 Voltios, el Rapide E ofrecerá un rendimiento consistente como se esperaría de cualquier producto tradicional de Aston Martin.

El Rapide E también mejora las sensaciones, el carácter y la entrega del aclamado Rapide AMR con motor V12, gracias a la atención prestada cuidadosamente al ajuste del tren motriz eléctrico y el chasis en tres modos de conducción: GT, Sport y Sport +, que pueden ser seleccionados tanto para el tren motriz como para el manejo. Los motores eléctricos dobles del Rapide E con tracción trasera imprimen fuerza a través de un diferencial de deslizamiento limitado que, combinado con un resorte revisado y los datos de amortiguación, garantiza que se conserven las características del manejo auténtico del Rapide AMR con motor de gasolina.

 

Florentino García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies