El Masters no es para mileuristas

 

De todos los torneos de Grand Slam de golf, sin duda el de es el más exclusivo del mundo. A parte de una reiterada negativa a abrir el campo a una competición profesional femenina, actitud más acorde con desafortunadas frases del pasado más autocrático del National, reflejado en la figura del enigmático y oscuro Clifford Roberts.

En 25 años he sido testigo de cómo el se iba convirtiendo en un poderoso agujero negro que absorbía toda luz disidente que crecía a su alrededor: casas, comercios y hasta calles de esta pequeña ciudad sureña que han sido devoradas por esa máquina de hacer dinero que se llama de Augusta. No cabe duda que muchas han sido las mejoras para el público en general, para los jugadores, sobre todo para los ganadores de la Chaqueta Verde, y para la prensa. Pero el control de los últimos cinco años casi roza la paranoia.

Crecen los ‘moteles’ a lo largo de Washington Road, construcciones que no resistirían un tornado, con moquetas que acumulan demasiados inviernos y a precios que no bajan de los 200 euros noche, sólo dormir. Y reza para que no se te caiga un calcetín debajo de la cama.

Lo que hace años era la calle Berckmans, una humilde urbanización de casa populares, ahora es una enorme aparcamiento público, los comercios de alrededor se han recolocado y los residentes saben que todo al noroeste de esta populosa calle, la arteria principal de Augusta,  irá cambiando con los años. Y ya casi está asumido que el veterano Country Club, cuyos hoyos 8 y 9 lindan con el famoso “Amen Corner” serán fagocitados; a cambio de construir otros nuevos sin coste para los socios.

Ya no quedan residentes alrededor de y algunas de las casas que servían de “residencia” para muchos de los veteranos Maestros ya son historia. Y se acabó el hacer negocio con el jardín frente a tu casa para ofrecerlo como párking para los asistentes al durante esta semana.

De 1999 a 2006 la propiedad de ha comprado más de 50 viviendas alrededor del campo por valor de 25 millones de dólares. En los dos últimos años, el National ha prestado a la ciudad de Augusta, a interés 0, más de 16 millones de euros para construir una primera fase de la nueva calle Berckmans Road. Básicamente, National sobrepasa el presupuesto del Departamento de Transportes del estado de Georgia. Dicen los rumores, que paga por cada propiedad que compra ocho veces más su valor de mercado: 55 millones de dólares por 41 hectáreas.

También ha desaparecido el famoso The Lodge on Heath, el único lugar que existía para relajarte, comer algo, y cambiar las entrada al torneo y que algunos aprovechaban para entrar y salir, mientras otros esperaban. Otras alas cortadas.

Pero aún queda un escollo por salvar: el matrimonio Herman y Elisabeth Tracker se niegan a vender su pequeña casa, en la que viven desde 1959 y que ahora se encuentra en medio del aparcamiento público. “El National es una increíble máquina de hacer desaparecer todo lo que se encuentra a su alrededor: árboles, casas, carreteras, comercios, grandes almacenes. Es el más poderoso campo de golf de este planeta”. Se han gastado 40 millones de euros en construir el parking pero no pueden con este matrimonio octogenario. Que por cierto, son los abuelos del profesional del PGA Tour, Scott Brown, tres Top Ten este año en el Circuito americano pero que nunca ha conseguido jugar en el de Augusta.

Había empezado este artículo diciendo que el no es para ‘mileuristas’. Ayer tuve la oportunidad de entrar en el restaurante del Club House que linda con la entrada al vestuario de los jugadores (no de los Maestros) y todo gracias a la periodista española Nuria Pastor, la primera periodista española miembro de la prestigiosa AGW (la Asociación internacional de Periodistas de Golf) que luchó en su momento por los derechos de las mujeres periodistas que no tenían acceso a este exclusivo rincón masculino.

Sólo como detalle: una vino cuesta 18 euros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies