Mercedes y Red Bull desvelan sus W10 y RB15 en Silvestone

 

El equipo que defenderá los títulos de pilotos y constructores, ha elegido el Circuito de Silvestone para presentar el W10, su nueva arma de cara a la temporada 2019 y con el que pretende seguir un año más, con su dominio en la Fórmula 1, que en el caso del campeonato de constructores lo lleva monopolizando los últimos cinco años y el único que ha ganado en era híbrida. A primera vista podemos comprobar como el departamento de aerodinámica de Brackley ha hecho los deberes en pos de una menor carga de peso y reducir la fricción, presentando un frontal muy estrecho y muy diferente al resto de los monoplazas hasta ahora presentados. También son novedad los pontones, que abandonan la forma de flaps y unas suspensiones que entre sus objetivos tienen la de contribuir una menor degradación de los neumáticos.

Además, el director técnico del equipo, James Allison, ha señalado que los ingenieros de motores han trabajado para ahorrar gasolina y no tener que poner tanto carburante, lo que supondría dos décimas por vuelta, así como buscar la máxima eficacia entre motor y termodinámica. Y todo ello, envuelto con los ya tradicionales colores plateados y verde, seña de identidad del equipo en los últimos años. Mientras que Toto Wolff, CEO de AMG F1, señaló: “La temporada 2019 será un nuevo desafío para todos nosotros. De hecho, con el cambio de normas, cada equipo puede tener una oportunidad por el título y los estamos viendo como una amenaza potencial”. Sin embargo, Lewis Hamilton, que defenderá un año más los colores de la escudería junto a Valtteri Bottas, es más optimista, comentando: “El 2018 fue un gran año, pero creo que el 2019 puede ser aún mejor”. Un piloto que ya cuenta con 73 victorias en GP en su carrera, por lo que está a 18 del récord de 91 del malogrado Michael Schumacher.

 

Por otro lado y como Mercedes, el equipo ha elegido el circuito de Silvestone como escenario para presentar su monoplaza RB15, el primero de la escudería de Milton Keynes motorizado por en su quinto año en la categoría, tras pasar tres con y una con Toro Rosso. Y lo ha hecho con un gran golpe de efecto, decorando el RB15 con unos colores muy agresivos, en tonos rojo y azul, aunque no serán los definitivos y solo se usaran en la pretemporada. Un equipo que, en principio, aspira a estar arriba de la clasificación, aunque con la gran duda en cuanto al funcionamiento de su motor de origen nipón que ya fue testado por Toro Rosso el año pasado.

En cuanto al resto y con un buen chasis, la firma austriaca apuesta por una línea es muy similar a la de 2018; eso sí, con los cambios obligados de cara al presente año: con un morro diferente, más alargado y con una toma de aire más elevada y, pontones laterales y superiores más estrechos. Mientras que los pilotos que llevaran los monoplazas de la famosa bebida energética serán Max Verstappen como jefe de filas en su tercer año en la escudería y el francés Pierre Gasly, que tras la marcha de Daniel Ricciardo a Renault, asciende desde Toro Rosso. Para Verstappen y después de una complicada temporada 2018, afronta el nuevo curso con optimismo “pero también necesitaremos algo de tiempo, soy realista, porque estoy convencido de que habrá momentos en los que cometeremos errores y las cosas no vayan como queramos. Pero el hecho de que el equipo y estén poniendo todos los esfuerzos para  mejorar el desarrollo del RB15 es muy importante y ya veremos cómo rendiremos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies