Viñales y Rossi liberan la YZR-M1, la nueva “bestia” de Yamaha

 

Con un diseño más agresivo en su flamante YZR-M1 de 2019 y exhibiendo con todo lujo de detalles el nuevo acuerdo estratégico de patrocinio con Monster Energy, así se acaba de presentar en Yakarta (Indonesia) el equipo de MotoGP con la presencia de y Valentino Rossi. Y donde el Managing Director, Lin Jarvis, empezó repasando el papel de la pasada temporada y admitió que siempre nos faltó algo, pese a estar cerca. El Managing Director también desglosó una serie de cambios internos como la nueva organización en Japón, que lidera Tsuji, y la importante interacción entre Japón y Europa, con la novedad de que el equipo de electrónica y el de test se ubicarán en el Viejo Continente. Y también fue el turno para los nombres propios. Jarvis mostró su convencimiento sobre el gran rol que pueden desempeñar Esteban García y Julián Simón para consolidar el proyecto de Maverick, mientras que detalló que Idalio Gaviria será el ‘coach’ de pista de tras la salida de Luca Cadalora.

Rossi, que bromeó sobre la diferencia de edad con su compañero, “es solo un poquito más joven que yo”, celebró la buena relación entre ambos y expresó su deseo por mejorar y ser más fuertes. A lo que Maverick le contesto:“Siempre es bueno tener un compañero de su nivel porque nunca dejas de mejorar y aprender”, antes de bromear al asegurar que le diría “que fuera más lento, que no apriete demasiado”.

Il Dottore también reconoció que ha pasado demasiado tiempo desde su último título (2009) y remarcó que en esa década MotoGP ha evolucionado mucho, pero en el equipo no ha cambiado nada: “Siempre ha habido un gran ambiente. Una buena atmosfera es clave para lograr buenos resultados”. Viñales, por su parte, aseguró haber pasado un gran invierno, hizo gala de su motivación por volver a pilotar y tampoco escatimó elogios para ensalzar la figura de Rossi, con el que comparte datos para mejorar y mantiene una relación muy cordial fuera de la pista. El español valoró la experiencia del de Tavullia y que puede aprender mucho junto a él.

“Estar aquí es un sueño”, volvió a incidir Maverick, radiante ante la expectación generada. Los cambios en su equipo personal también suponen una motivación añadida: “Creo que Esteban puede ser clave para sacar lo mejor de mí. También hemos incorporado a ‘Julito’ (Simón), mi mental coach”. La ayuda puede resultar decisiva para crecer aún más en la categoría reina. “Puedo dar un extra respecto al año pasado”, aseguró, convencido de lograr pilotar a un gran nivel.

Tras las declaraciones de los dos grandes protagonistas llegó el plato fuerte de la presentación con la liberación de la nueva “bestia” de Yamaha. La puesta en escena de la YZR-M1 no dejó a nadie indiferente gracias a su revolucionario diseño, en el que el color negro adquiere un papel dominante, en coalición con el tradicional azul de la firma de Iwata. “Me gusta porque tiene los colores de mi equipo: el Inter”, bromeó Rossi, que previamente ya había ensalzado el perfil más agresivo del nuevo diseño y había comparado a la pareja de con los ‘Men in black’. Viñales, que también ensalzó las tonalidades que aporta la relación con Monster, tampoco se quedó corto: “Que yo recuerde, es la moto más chula que he visto nunca”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies