Dakar 2019, ¿el último en Sudamérica?

 

La 41ª edición del baja el telón después de 10 jornadas durisimas. Se alzan ganadores un heroico Toby Price en motos; Nasser Al-Attiyah para su tercer título en coches con una estrategia ejemplar; Nicolás Cavigliasso en quads, con un dominio absoluto e inaudito en el Dakar; Francisco “Chaleco” López en SxS para un retorno por todo lo alto, tras seis años de ausencia y en una nueva categoría; así como Eduard Nikolaev para su cuarta victoria en camiones. Además de los ganadores, 179 pilotos y equipos (75 motos, 15 quads, 76 autos, de los cuales 20 SxS, y 13 camiones) llegarón a Lima para disfrutar al final de la jornada la ceremonia del podio en la playa de Magdalena, donde todo empezó.

 

Un único coche ha logrado sortear todas las trampas y encontrar el equilibrio perfecto entre el resultado y la seguridad, dominando, además, todas las sutilidades de la navegación que imponía la prueba… se trata de Nasser Al-Attiyah y su copiloto Mathieu Baumel. Al término de los diez días, con tres victorias de etapa, el piloto catarí se impone también por tercera vez en el Dakar, de acuerdo con un escenario perfeccionado con un gran sentido de la estrategia. El “príncipe del desierto” lograba poco a poco distanciar a sus rivales directos, con un golpe maestro en la etapa de Súper Ica (Etapa 8), en la que se aseguró de partir desde más atrás que sus rivales. Manteniendo siempre el control, el amo de la carrera observaba cómo sus rivales luchaban con las dunas, tanto Stéphane Peterhansel, Sébastien o Nani Roma, hasta llegar victorioso a Lima para corregir una incongruencia histórica. Toyota, probablemente la marca que más vehículos ha inscrito en la prueba en la historia del Dakar, se impone por primera vez en la categoría de coches, como recompensa a los esfuerzos del Team Overdrive que, en varias ocasiones, ha visto como los o los impedían al equipo acceder a lo más alto del podio, con pilotos como Giniel de Villiers o el mismo Al-Attiyah, el año pasado. En X-Raid, con el 4×4, el equipo obtiene al final sus mejores resultados, con Nani Roma en 2ª posición, mientras que Jakub Przygonski logra subirse a la 4ª posición. El desafío de Sébastien ha gozado de gran credibilidad, con diferencias de tiempo patentes cuando todo va bien. Sin embargo, los errores de navegación y las averías mecánicas hicieron que se esfumara cualquier opción a la victoria. Termina la prueba con cuatro victorias de etapa adicionales y un nuevo puesto en el podio final (3º).

 

En motos, la historia no podía acabar mejor para el gigante de la determinación y del coraje que representa Toby Price. Empezaba su quinto con dolores en la muñeca, debido a una fractura del escafoides tan solo unas semanas antes de la salida. Sin embargo, el australiano ha aguantado el dolor y ha jugado la carta de la regularidad, frente al ímpetu de sus rivales que sumaban victorias de etapa. Día tras día, ignoraba la tortura, para permanecer cerca de los mejores. De esta forma, el ganador de 2016 lograba hacerse con los mandos del rally la víspera de la meta final, ofreciendo un gran recital y adjudicándose la victoria de la última etapa en Lima. Suma así un segundo título del Dakar, el 18º para su equipo KTM. Además, el triunfo de la marca austriaca es aún mayor, puesto que acapara el podio de Perú con sus tres pilotos oficiales. Matthias Walkner, vigente campeón, se posiciona segundo, mientras que Sam Sunderland, ganador en 2017, completa un podio que se queda, una vez más, sin ningún representante de Honda. Joan Barreda ofrecía buenas esperanzas a HRC con un inicio extraordinario del rally, antes de perderse, mientras que Ricky Brabec demostraba una impresionante facilidad durante 8 etapas… hasta que se rompió el motor de su Honda. Un cruel varapalo para el piloto estadounidense, un año después de caer sobre él la misma maldición, a la altura de la de Adrien Van Beveren, al que también le ha jugado una mala pasada la mecánica de su Yamaha, muy cerca del objetivo. Por último, Pablo Quintanilla estuvo plantando cara durante mucho tiempo al clan KTM, antes de sufrir una caída en los últimos kilómetros en un intransigente…

 

En cuanto a los Side by Side, hemos asistido a una auténtica pugna en la categoría Side by Side, cuyo número de competidores se ha triplicado en 2019 (30 equipos en la línea de salida), además de nutrirse de nombres prestigiosos, como el expiloto de motos Francisco “Chaleco” López que fracasa en su intento de ganar en motos (3º en 2010 y 2013), pero que logra su sueño de conseguir un título del en su estreno en SxS. Aunque partía un poco a la zaga, “Chaleco” se ha mostrado magistral frente al vigente campeón Reinaldo Varela y el antiguo motorista Gerard Farrés (3º en 2017), mientras que Sergei Kariakin, Casey Currie o Ignacio Casale perdían mucho terreno. El retornado con mayor éxito del 2019, que añade tres victorias de etapa a su ya extensa colección (11 en motos), inscribe un poco más a Chile en la historia del rally raid con una victoria que se añade a las dos de Ignacio Casale en quad (2014, 2018).

 

En quads, rápidamente la carrera ha favorecido al argentino Nicolás Cavigliasso. Decir que el piloto de Córdoba ha volado en este es un auténtico eufemismo. Basta recalcar que ha ganado nueve de las diez etapas de la edición 2019. Lo nunca visto en la historia del rally raid más célebre, en ninguna de las categorías. Además, el piloto de Yamaha, de 27 años, disputaba este año su segundo Dakar. “No ha sido tan fácil como se imaginarán algunos”, comentaba Nico en la meta de la última etapa. “He trabajado muy duro para ganar este Dakar. Solo es mi segundo Dakar, pero realmente quería hacer un buen resultado. He ganado y estoy muy contento”. Segundo en la general a 1 hora y 55 minutos del ganador, Jeremías González Ferioli ha sido el único rival de Caviagliasso que ha logrado quitarle una victoria de etapa, la tercera. El joven piloto de 23 años, que disputa su cuarto Dakar, no ha logrado infundir miedo a su compatriota. Detrás de los dos argentinos, el podio lo completa el francés Alexandre Giroud.

Y en camiones, Eduard Nikolaev, protagonista de una salida explosiva con dos victorias de etapa para empezar la defensa de su título, habrá llegado a pensar hacia el final que no lo conseguiría. Cuando pensábamos que no había quien tocara al piloto de Kamaz, los rivales del ruso han contraatacado, sobre todo sus compañeros de equipo Andrey Karginov y Dmitry Sotnikov, colocándose incluso a la cabeza este último, a dos días del final. Sin embargo, el tres veces campeón de la prueba supo reaccionar con una espléndida victoria en la etapa 9 para hacerse con el liderato y llevar a su camión hasta lo alto del podio en Lima, por cuarta vez. Sotnikov deberá, por tanto, esperar un año más para hacerse con el tan ansiado título, una alegría que ya conoce Gerard de Rooy, que completa el podio. El piloto de Iveco, considerado como el rival principal de los Kamaz, no ha logrado en ningún momento representar una auténtica amenaza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies