Porsche 911 Cabriolet, el icónico deportivo se abre al cielo

 

Seis semanas después del lanzamiento del 911 Coupé (2019), ha dado a conocer el primer modelo derivado de la Serie 992. Se trata del 911 Cabriolet, un descapotable que continúa una larga tradición que ya se remonta a décadas, desde que la firma alemana desveló el prototipo del primer 911 Cabriolet en el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort, en septiembre de 1981. Aquella primera variante descapotable del 911 salió de la línea de producción en 1982 y, desde entonces, ha sido una constante en la gama. Además de todas las características innovadoras del Coupé, en este caso incorpora otros avances específicos como nuevos elementos hidráulicos que hacen que la operación de apertura y cierre del techo de lona, se realice de forma más rápida, en sólo 12 segundos (13 segundos el modelo anterior) una maniobra que se puede realizar hasta una velocidad de 50 km/h. A la venta en marzo, el precio final en es de 154.395 euros el Cabriolet S y 163.355 euros el Cabriolet 4S.

También y sin renunciar a sus líneas tradicionales, por lo que sus cambios estéticos no son muy significativos a simple vista, como en el Coupé, lo cierto es que es más ancho en su parte frontal (45mm) y los pasos de rueda son más grandes para poder alojar llantas de 20 pulgadas delante y de 21 detrás. Además, con una carrocería “moldeada” en su totalidad en aluminio para bajar peso, otra de las novedades son los tiradores eléctricos de las puertas, que quedan enrasados con la carrocería para resaltar el contorno suave del lateral y que salen automáticamente al acercar la mano. Mientras que el interior, completamente nuevo, se caracteriza por las líneas rectas y bien definidas del salpicadero, con los instrumentos integrados en él. Y en conjunto, con una mezcla que recuerda a los 911 de los años setenta y de los actuales Panamera o Cayenne. Por otro lado y pensando en una futura electrificación del modelo, con una variante híbrido enchufable (no antes de cuatro años) el 80% de la plataforma sobre la que se asienta también es nueva. Pero hasta que llegue, lo que ya es una realidad no son solo las clásicas versiones Carrera S y 4S, sino ahora el Cabriolet Carrera S y 4S, a las que se sumará a lo largo de 2019 el Targa… otras mecánicas y transmisiones.

 

Por el momento, el motor que anima al descapotable con tracción trasera e integral es el conocido seis cilindros turboalimentado de 3,0 litros de cilindrada tipo Bóxer, pero ahora con 450 caballos de potencia, lo que supone un aumento de 30 caballos en comparación con el modelo anterior. Tal circunstancia, hace que ambas versiones bajen en la aceleración de 0 a 100 km/h: el Cabriolet de tracción trasera necesita 3,9 segundos y el Cabriolet 4S con tracción integral sólo 3,8 segundos. Una ventaja que todavía se incrementa en otros 0,2 segundos más con el paquete opcional Sport Chrono. En cuanto a sus prestaciones, las velocidades máximas son ahora de 306 km/h (911 Cabriolet S) y de 304 km/h para la variante de cuatro ruedas motrices S4, mientras que su consumo es de 9,1 litros/100 km en el S y 9,0 litros/100 km en el 4S. Mecánica que se asocia, por el momento (más adelante llegará un cambio manual) a una transmisión automática de tipo doble embrague (PDK) con ocho velocidades.

La posición del motor hace que el Cabriolet sea aún más rígido desde el punto de vista torsional que su antecesor. Por primera vez está disponible el chasis deportivo Active Suspension Management (PASM) para el 911 Cabriolet. Y los muelles que se emplean son más cortos y duros, las barras estabilizadoras delantera y trasera más rígida y, en conjunto, la altura del chasis respecto al suelo se reduce en diez milímetros. Estos ajustes hacen que el 911 tenga un comportamiento más neutro en carretera y un mejor reparto de pesos. Y en el apartado estético, el nuevo modelo sigue las modernas líneas del Coupé, que mantienen la inconfundible silueta del 911 en formato Cabriolet. La capota blanda, de accionamiento completamente automático, lleva la luneta trasera integrada y su estructura contiene elementos con superficie de magnesio, que evitan que el techo se hinche como un globo a altas velocidades. Mientras que el deflector de viento extensible de forma eléctrica protege la nuca del impacto del aire.

 

Como ya hemos comentado, el nuevo 911 Cabriolet tiene un aspecto más ancho y musculoso que el de su predecesor y las versiones de tracción trasera ahora disponen de la misma anchura de carrocería que las de los modelos actuales de tracción integral. El eje posterior es 44 milímetros más largo, mientras que el frontal, 45 mm más ancho y recupera una característica de las primeras generaciones del 911: un capó que se alarga hasta el final y con una parte rebajada delante del parabrisas. Ambos elementos hacen que la parte frontal del vehículo sea más larga y le confieren un aspecto más dinámico. También, los faros de LED son nuevos y en la zaga, lo que destaca es la estilizada línea de la sección central, que esta dominada en todas las variantes por un spoiler ajustable, bastante más ancho y por la elegante tira continua de luces. Además de las piezas del frontal y la trasera, ahora todo en el exterior está hecho de aluminio.

En el interior, junto al cuentarrevoluciones central, típico de Porsche, hay dos pantallas sin marco que proporcionan información al conductor. La pantalla central del PCM tiene 10,9 pulgadas y se puede manejar de forma rápida y sin distracciones gracias a su nueva arquitectura. Por debajo se sitúa un compacto grupo de interruptores con cinco botones para el acceso directo a las funciones importantes del vehículo. Y en términos de digitalización, el 911 da el siguiente paso hacia el futuro con una conectividad permanente, así como con nuevas funciones y servicios. Entre los elementos de serie del PCM se incluye la navegación onlinebasada en datos de inteligencia artificial en enjambre y el Connect Plus.

En el apartado de seguridad y ayuda a la conducción, como primicia mundial, ha desarrollado un modo “Wet” que es parte del equipamiento de serie. Esta función detecta el agua del asfalto, adapta los sistemas de control a esas condiciones y alerta al conductor, que puede poner a punto el vehículo haciendo énfasis en la seguridad con sólo pulsar un botón o utilizando el selector de modos del volante (si lleva el paquete Sport Chrono). Modo que se suma a los ya existentes de conducción ubicado en el volante con varios programas predefinidos y uno configurable: Normal, Sport, Sport+ e Individual. Además, el sistema de aviso y asistencia de frenado, que también es de serie, detecta el riesgo de colisión con objetos en movimiento e inicia una frenada de emergencia si es necesario. Mientras que el Asistente de Visión Nocturna con cámara de imagen térmica es una opción que está disponible por primera vez en el 911. A lo que hay que sumar el control de crucero adaptativo, también opcional, que incluye el control de distancia automático, la función de parada y arranque, la protección para ocupantes y una innovadora función autónoma de Asistente de Emergencia.

 

Por otro lado, los controles inteligentes y los innovadores sistemas de asistencia del chasis combinan de forma magistral el dinamismo sin compromiso que ha dado fama a este deportivo clásico de motor trasero con las exigencias del mundo digital. Además, hay un salto notable en conectividad con la utilización de un tipo de inteligencia artificial conocido como inteligencia de enjambre. Estas características del 911 se completan con tres ofertas digitales exclusivas: El “Porsche Road Trip” ayuda al conductor a planificar, organizar y seguir la ruta en viajes especiales. En estas rutas se ofrecen recomendaciones exclusivas de hoteles y restaurantes, así como puntos de interés y zonas de vistas panorámicas a lo largo del recorrido. El “Porsche 360+” tiene el objetivo de permitir al cliente disfrutar de la experiencia incluso fuera del vehículo. El corazón del “Porsche 360+” es un asistente personal de estilo de vida que puede usar durante todo el día. Trata de hacer más fácil la vida diaria y posibilita las experiencias exclusivas. Y el “Porsche Impact” es un calculador de emisiones. Calcula las contribuciones económicas que los clientes pueden realizar para compensar su huella de CO2. Así, ofrece la posibilidad de elegir proyectos climáticos certificados internacionalmente para invertir en ellos.

 

Florentino García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies