Lorenzo y Márquez pasan por el quirófano

 

Compañeros de equipo, operados por el mismo médico, el Dr. Xavier Mir), en la misma clínica (Hospital Universitario Dexeus – Grupo Quirónsalud de Barcelona) y con sólo un día de diferencia. La historia de y Marc Márquez cada vez resulta más unida, aunque sea por puras coincidencias, y más difícil de separar. Ambos pilotos no han esperado ni una semana desde el final del Test de para operarse de sus diferentes dolencias y así poder estar a punto para el reinicio de la pretemporada en el mes de febrero.

En el caso de Jorge Lorenzo, su operación ha sido en el tobillo. El mallorquín sufrió una aparatosa caída en la primera curva del GP de Aragón, después de un intento de adelantamiento al que ahora será su compañero de equipo. Ahí empezó su calvario de final de temporada. El balear forzó para llegar a tiempo al GP de Tailandia, pero maltrecho y todavía en fase de recuperación, sufrió una nueva caída durante la FP2 que, además de agravar su lesión en el tobillo, le dejó una grave lesión en el radio de su mano izquierda. Una lesión que requirió una posterior operación, que le impidió disputar ninguna carrera de la gira asiática de MotoGP y de la que se recuperó a tiempo para participar en el último GP de la temporada en Valencia, que finalizó en decimosegunda posición. Por suerte para él, el mallorquín pudo participar normalmente en los test de pretemporada con su nueva moto, la Honda, y ahora, una vez llegado el parón invernal, ha pasado por el quirófano. Su intención es solucionar definitivamente sus problemas en el tobillo y estar en plena forma para el Test de Sepang.

Situación similar, aunque algo más molesta que grave, es la que ha vivido Marc Márquez. El de Cervera llevaba ya tiempo arrastrando una antigua lesión en el hombro, pero este final de temporada ha sido especialmente problemático para él: empezó en la celebración del título en Japón, cuando Redding le sacó el hombro mientras le felicitaba, y se fue agravando con diversas caídas en las últimas citas del año en las que se le salió el hombro repetidas veces. Un dolor intenso pero muy puntual, que no le impedía participar en la competición. A pesar de ello, el piloto catalán tomó la determinación de operarse para solucionar de una vez por todas este hándicap.

Se da la curiosidad de que otro piloto oficial de Honda, en este caso en LCR, Cal Crutchlow, también está recuperándose de una dura caída en Australia y se ha perdido todo el final de temporada 2018 y pretemporada 2019. Por tanto, para Sepang los tres pilotos importantes de la marca japonesa llegarán tras superar tres intervenciones recientes, con lo que el único piloto que no habrá tenido que pasar por la mesa de operaciones habrá sido Takaaki Nakagami.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies