AMDA alerta desigualdades por el cierre del centro al tráfico y el veto al diésel

 

El Ayuntamiento de Madrid ya ha anunciado que implantará el Área de Prioridad Residencial (APR) en el distrito Centro. Una medida que llegará en el mes de noviembre. Estas Áreas de Prioridad Residencial del Ayuntamiento (APR) son espacios en los que se restringe el acceso de vehículos con el objetivo de preservar el uso de las vías comprendidas en los mismos, así como de disminuir los niveles de contaminación acústica y atmosférica. Estas medidas entrarán en vigor a partir del mes de febrero de 2019, iniciándose el control automático y el envío de multas a quien no cumpla con la normativa. En la nueva APR podrán circular solo los vehículos de los residentes, coches menos contaminantes (con etiqueta Eco y Cero emisiones de la DGT), taxis y vehículos VTC, el transporte público y las motos. Los no residentes con un coche con etiquetas B o C sí podrán acceder, pero solo para aparcar en un aparcamiento privado de la zona. Un sistema de videovigilancia integrado con los aparcamientos permitirá a esos coches acceder al centro sin recibir una multa.

Desde se alerta de las dificultades que ciertos casos pueden generar desigualdades entre los ciudadanos y vulnerar sus costumbres, una de las fuentes del derecho, por cierto:

1.- Personas que viven en ciudades cercanas a Madrid y que no cuentan con un transporte rápido y barato: Salamanca, Cáceres, Ciudad Real, Talavera, etc. Para ellos, un viaje en familia de fin de semana a la Capital puede volverse prohibitivo, puesto que tendrán que pagar por un parking durante varios días y moverse en transporte público.

2.- Un ciudadano que viva en las inmediaciones de Madrid (Las Rozas, Alcobendas, etc.) y quiere cenar o pernoctar en casa de su pareja habitual o de un familiar cercano y cuyos domicilios se encuentran en el área restringida. Te puede salir por un dinero intentar llegar en tu coche, tendrás que llevarlo a un parking y puede que ni siquiera te esté permitido si tu vehículo es un diésel matriculado antes del año 2000.

3.- Personas de vacaciones que quieren disfrutar de un fin de semana en Madrid con toda la familia y que sí cuentan con AVE o aeropuerto en su ciudad. El precio del fin de semana se multiplicará exponencialmente, porque ese viaje habitualmente es mucho más barato si lo hacen 4 personas en un vehículo y no los 4 en el AVE o el avión.

4.- Vecinos de Madrid que quieren organizar –por ejemplo- una cena con amigos en su casa situada dentro del área (APR). Tienen la posibilidad de poder conseguir invitaciones del ayuntamiento, pero un número muy limitado. A todo ello hay que sumar los costes en tiempo de gestiones y de comunicaciones con sus invitados, o a los posibles errores que se produzcan en la gestión del Ayuntamiento: mala tramitación, vehículo no registrado a tiempo, etc. Y una vez que eres multado –aunque el error haya sido del Ayuntamiento- el que ha de “comerse” la gestión para deshacer el entuerto es el ciudadano y seguramente tenga que colaborar su anfitrión.

5.- No será posible recoger a un familiar (que viva en el centro) que se pone enfermo y es urgente acompañarle a un hospital. Estarás limitado por el tipo de coche que tengas.

Todo esto es mucho más restrictivo para todos los vehículos sin etiqueta de la DGT, que no podrán acceder a esta APR. Hasta ahora, sí circulaban si iban a un aparcamiento público o garaje particular. Pero ya no. Para ir por el centro sin restricciones ha de tener un vehículo con el distintivo Cero Emisiones (eléctricos o híbridos enchufables de más de 40 kilómetros de autonomía) o ECO (enchufables de menos de 40 kilómetros, híbridos o movidos por gas).

Para Moisés González, Presidente de AMDA: “Desde la Asociación pensamos que lo más razonable es ofrecer soluciones sencillas para que los ciudadanos tengan alternativas  de movilidad real, que no supongan una carga adicional para su bolsillo y no alteren en demasía sus costumbres. Estas soluciones no han de basarse en la improvisación, sino que han de ser planificadas y estructuradas con antelación a que las normativas entren en marcha. El Ayuntamiento cree que el sistema de transporte interno de la ciudad es excelente y válido, pero no piensa en los millones de españoles de clase media que se acercan a Madrid desde el extrarradio o desde otras ciudades, para ellos los costes pueden ser prohibitivos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies