Ferrari Portofino, el convertible más potente del mundo

 

La firma de Maranello está a punto de desembarcar en el mercado español con un nuevo Gran Turismo, el Portofino. Presentado de forma oficial en el pasado Salón del Automóvil de Frankfurt coincidiendo con el 70 cumpleaños de la firma italiana, se trata de un descapotable con techo duro retráctil de accionamiento automático que llega con el objetivo de dominar su segmento, al combinar deportividad, elegancia y confort; aunque para ello, tendrá que competir con rivales de la talla de los Mercedes-Benz SL 65 AMG, Huracan LP 610-4 Spyder y F-Type Convertible SVR, entre otros. Modelo que se convierte en la opción de acceso a la gama Ferrari; su precio, a partir de 215.229 euros con una garantía de tres años sin límite kilómetros.

Fruto de la imaginación de los diseñadores del Design Centre dirigido por Flavio Manzoni, como no podía ser de otra manera e inspirado en el GTC4Lusso y el 812 Superfast, es un 2+2 (las plazas traseras son muy pequeñas, solo para trayectos cortos) de 4,59 metros de longitud que se caracteriza por su configuración en dos volúmenes “fast-back”. Una solución inédita para un coupé convertible, pero con el que se realza aún más su silueta, enfatizando su impronta deportiva, pero sin perder ni un ápice en elegancia y dinamismo.

La nueva creación, que viene para sustituir al California T -deportivo que fue una evolución del California presentado en 2008- de él hereda su motor V8 de 3.855 centímetros cúbicos sobrealimentado por dos turbocompresores, aunque ahora rinde hasta un máximo 600 caballos de potencia. Es decir, con un incremento de 40 caballos, resultado alcanzado con la introducción de nuevos componentes mecánicos específicos y de una calibración especial del software de gestión del propulsor, lo que además se traduce en un sonido de motor aún más singular y apreciable, sobre todo, cuando se conduce a techo descubierto. Y según el fabricante, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y una velocidad máxima superior a los 320 km/h, mientras que su consumo homologado en ciclo mixto es de 10,7 litros cada 100 kms (245 gramos de CO2 por kilómetro) para una autonomía de 730 kilómetros gracias a su depósito de 80 litros.

 

Bautizado en homenaje a uno de los lugares más evocadores de la costa de Liguria y eterno sinónimo de exclusividad y elegancia, a esta maravillosa ciudad también se le dedicada el color con el que se presento “el rojo Portofino”. Toda una declaración de intenciones para un modelo que llega para convertirse en el más versátil de la actual gama Ferrari; cómodo para un uso diario y capaz de transformarse de cupé a descapotable de forma completamente eléctrica en solo 14 segundos con tan solo pulsar un botón ubicado en la consola central, operación que se puede hacer incluso con el vehículo en movimiento, pero siempre que no se supere los 40 km/h.

Si hablamos de estética, el trabajo de colaboración entre Design y el Departamento de Aerodinámica del “cavallino rampante” ha permitido obtener una extrema eficiencia en todas las superficies del vehículo. Partiendo del frontal, la calandra abraza los extremos afilando cuidadosamente su perfil, donde destacan unos grupos ópticos full-LED con un nuevo diseño más horizontal y, una inédita toma de aire en la parte externa del proyector, que lo canaliza al interior del arco de la rueda para descargar el flujo directamente en el costado del vehículo, reduciendo así la resistencia en marcha. Esto hace que, a simple vista, en el lateral del vehículo llame la atención una ondulación que sale desde el paso de las ruedas delanteras y que se pierde a mitad de las puertas para ganar en aerodinámica. Un detalle que detona el carácter del modelo, pero que no le resta elegancia. Y en la zaga, destaca la posición de los faros en el extremo del cuerpo del vehículo. Una elegante solución que permite disimular el volumen posterior que almacena el ligero techo rígido retráctil (RHT) mientras que el maletero ofrece una capacidad de 292 litros.

Especial atención se ha puesto en el confort de a bordo, que viene asegurado por nuevos elementos como el sistema de infotainment con pantalla táctil de 10,2 pulgadas, una climatización que mejora la comodidad de los pasajeros (tanto con el techo cerrado como abierto) y a unos asientos con 18 posiciones de regulación eléctrica, a los que se les ha rediseñado los respaldos para permitir un mayor espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas traseras. Aunque, si algo destaca en el habitáculo es el volante multifunción. Plano en su base, de carbono y forrado en piel, es lo más parecido al de un Fórmula Uno con un botón para el arranque del vehículo y a la derecha, el “manettino”, pieza que sirve para cambiar el modo de conducción. Aparte, en él también se ubican los mandos para manejar el teléfono, la dureza variable de la suspensión y en su parte superior, una serie de luces que al acelerar se iluminan en tono rojo de forma ascendente, para terminar en tonos azules con el objetivo de indicar el momento más óptimo para cambiar de velocidad. Y detrás, las típicas levas del cambio en modo manual.

 

El salpicadero, de armoniosas líneas horizontales, tan sólo lo perturba la consola central, donde se sitúan tres botones: uno con la palabra “R” para la marcha atrás del cambio automático, otro para poner el modo “Auto” en el cambio y un tercero, “Launch”, que garantiza una aceleración a fondo perdiendo la menor adherencia posible. También, y para una conducción más placentera a cielo abierto, monta un nuevo deflector que reduce hasta en un 30% el flujo de aire hacia el interior de la cabina y además, evita notablemente la rumorosidad aerodinámica. Y como novedad, el pasajero dispone de un display que está conectado al cuadro central de instrumentos y que facilita en todo momento informaciones como la velocidad, el régimen del motor o la velocidad que se está utilizando.

Completamente nuevo, el chasis del Portofino puede presumir de una significativa reducción en su peso respecto al California T que lo precede, con un total 1.545 kilos repartidos en un 46% en el eje delantero y el 54% en el trasero. Esto es debido a la aplicación de las más modernas tecnologías de producción y donde todos los componentes de la carrocería y del chasis, han sido rediseñados para ser más ligeros y a la vez, aumentar su rigidez torsional. También y como ya hemos comentado, con un motor V8 turbo perteneciente a la familia de propulsores galardonados por el International Engine of the Year durante dos años consecutivos (2016 y 2017), ahora ha sido actualizado para incrementar su potencia en 40 caballos respecto al que animaba al California T. Para ello, los ingenieros han trabajado en varios aspectos como la adopción de nuevos pistones y bielas… y la renovación del diseño del sistema de aspiración, revolucionando la geometría de toda la línea de conductos de escape. A parte de un nuevo colector de una sola pieza, que reduce la perdida de carga, elemento fundamental a la hora de trasmitir al motor su característica rapidez de respuesta. Y todo ello asociado al Variable Boost Management, que ajusta el par en función de la velocidad seleccionada y que permite al Portofino aumentar la aceleración en todas las marchas, optimizando al mismo tiempo su consumo.

 

También la dinámica del vehículo es totalmente nueva y se beneficia de distintos componentes tecnológicos. Por primera vez, se ha adoptado en este tipo de el diferencial trasero electrónico de tercera generación (E-Diff3) integrado con el F1-Trac, que mejora tanto el “grip mecánico” como el control del coche circulando al límite. Además, con la introducción del EPS (Electric Power Steering) por primera vez en un GT, ha sido posible reducir el ratio de la dirección en un 7%, lo que se traduce en una respuesta más directa sin perder en estabilidad y todo, gracias a su integración con el E-Diff3. Mientras que las suspensiones magnetoreológicas (SCM-E) dotadas de tecnología “dual-coil” reducen el balanceo y, al mismo tiempo, mejoran la absorción en superficies de asfalto irregular. Y para pararlo, detrás de unas ruedas de 20 pulgadas con neumáticos de 245/35/ZR20 8j delante y 285/35/ZR20 10j detrás, se sitúan unos potentes frenos carbocerámicos que sólo necesitan 34 metros para detener el coche completamente partiendo de una velocidad de 100 km/h.

 

Florentino García

 

 

Ficha Técnica

Tipo de Carrocería: Descapotable.

Número de puertas: 2

Largo / ancho / alto (mm): 4.586 / 1.938 / 1.318

Motor: 3.855 c.c.

Potencia máxima: 600 CV.

Par máximo: 760 Nm.

Número de cilindros: 8 en V.

Combustible: Gasolina.

Tracción: Trasera.

Caja de cambios: Automático, 7 velocidades.

Velocidad máxima (km/h): 320

Aceleración 0-100 km/h (sg): 3,5

Depósito de Combustible (litros): 80

Consumo medio (l/100 km): 10,7

Volumen del maletero (litros): 292.

Frenos delanteros (diámetro mm): Discos ventilados cerámico (390)

Frenos traseros (diámetro mm): Discos ventilados cerámico (360)

Neumáticos delanteros y traseros: 245/35 R20 y 285/35 R20

Precio: 215.229 euros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies