Mitsubishi Eclipse Cross 150T Motion 2WD CVT, fórmula de éxito SUV

 

Crossover compacto que, con la denominación Eclipse Cross, vio por primera vez la luz con motivo del Salón de Ginebra de 2017. Se trata de un modelo que comparte la plataforma del ASX y que ha sido desarrollado a partir del prototipo XR-PHEV presentado en 2015, mientras que su nombre es la unión de un deportivo de tamaño medio que, con el apelativo de Eclipse se comercializo en los años noventa en el mercado español con más pena que gloria, mientras que su apellido Cross es una clara referencia a su naturaleza SUV. Fabricado en la factoría que posee en Nagoya (Japón) con carrocería tipo todoterreno, una pronunciada caída de su techo en la parte trasera y 4,40 metros de longitud, vino para reforzar el catálogo de todocaminos de la marca nipona, situándose en su gama de productos entre el ASX y el Outlander; por lo que se configura como un claro exponente dentro del segmento C y con rivales como los Qashqai, 3008, Ateca, CX-5, Kuga, Karoq, Grandland X…

Con tres niveles de equipamiento (Challenge, Motion y Kaiteki) y de tracción delantera o total permanente con un sistema de reparto selectivo del par motor denominado Super All-Whell Control (S-AWC) en este caso, la unidad elegida para la prueba es el tracción delantera (2WD) con terminación Motion y un maletero que ofrece una capacidad máxima de 485 litros con la segunda fila de asientos completamente adelantada, ya que se puede desplazar longitudinalmente unos 20 centímetros (378 litros con la posición más retrasada). Y con el único motor que en la actualidad se comercializará, un propulsor de gasolina turboalimentado de cuatro cilindros con 1,5 litros de cilindrada, 163 caballos de potencia y asociado a una caja de cambios automática de ocho relaciones tipo CVT y de accionamiento manual en modo Sport. También hay que recordar que existe la opción de una transmisión manual de seis velocidades y que más adelante, para finales de año, la familia crecerá con otro motor de ciclo Diésel de 2,2 litros de cilindrada (150 CV) de inyección directa con turbocompresor y muy similar al que ya se ofrece en los ASX y Outlander, y aunque sin confirmar, pero con posibilidades para 2019, la llegada de una variante híbrida no enchufable. Su precio, 30.000 euros.

 

El Eclipse Cross fusiona todos los valores de la marca japonesa con una carrocería SUV de última generación. Y otros elementos de estilo únicos para competir en un segmento cada vez más concurrido, como su perfil en forma de cuña, unas líneas marcadas y musculosas, una la trasera con una fuerte inclinación hacia adelante que expresa dinamismo y los voluminosos pasos de rueda que marcan su potente imagen. Por otro lado, el concepto DynamicShield que emplea en el diseño del frontal y que confiere una fuerte personalidad a todos sus modelos, alude a la forma de escudo protector que se crea visualmente por medio de la zona central, representada por una parrilla que simboliza el rendimiento del coche y la zona inferior a ésta, enmarcadas por dos grandes elementos cromados que subrayan las ópticas, bajo las luces diurnas LED integradas y extendiéndose hasta la zona inferior del paragolpes. Mientras que la zaga destaca la presencia de unas ópticas situadas a una altura inusual, sobre la moldura que divide horizontalmente la luna trasera, lo que hace que cuando se iluminan todos los elementos, incluida la luz de freno, se forma una sola barra de luz que desciende hacia los laterales y confieren al conjunto modernidad, además de una percepción visual de robustez y de estabilidad.

El interior, con una amplitud normal, la estructura del salpicadero con sus prominentes remates metálicos, denota que estamos ante un vehículo moderno, con buenos ajustes y cierto refinamiento. Lo cierto es que es acogedor y fabricado con materiales que transmiten calidad, a lo que hay que sumar una cierta sofisticación no muy en la línea de lo que nos tiene acostumbrado la firma japonesa. También contemplamos que tanto el revestimiento de las puertas como en la zona alta del salpicadero, esta recubierto de un plástico blando (acolchado), mientras que la parte inferior es del habitual plástico duro. Como también está dentro de lo que es normal en vehículos de esta categoría, las zonas para depositar pequeños objetos como móviles, gafas o botellas de agua. En este caso, con huecos bajo la consola central, por detrás del cambio y uno más grande y voluminoso bajo el reposabrazos central y que está delimitado con una pequeña bandeja. Y a los que hay que sumar los habituales huecos de las puertas y una bandeja compartimentada bajo el piso del maletero.

 

Una vez sentados frente al volante sentimos que la postura de conducción es alta y que no presenta ningún problema de adaptación, con unos pedales perfectamente ubicados. Tan sólo y como opinión muy personal, creo que el volante está más inclinado de lo normal. En cuanto a la ergonomía del puesto de conducción es la correcta, aunque la situación de algunos mandos como el del ordenador de abordo requiere acostumbrarse y lo mismo ocurre con el del sistema multimedia, que al principio hace que sea poco preciso. Del resto, como luces, climatizador… sin problemas. También son cómodos los asientos y sujetan lo correcto para el tipo de vehículo que es, mientras que el espacio para las piernas del acompañante y de los ocupantes de las plazas traseras tienen el suficiente desahogo para viajar cómodos. Además, y a pesar de la forma del techo con una caída en la zona trasera del vehículo, no influye su altura en el interior, incluso si los pasajeros son de cierta talla.

El bastidor, con una suspensión McPherson en el tren delantero y un multibrazo trasero – lo que no es muy habitual en versiones 2WD, donde lo normal por ahorro de costes es montan un eje torsional – están orientados más hacia la comodidad, por lo que filtran con total solvencia las irregularidades del asfalto, aunque en carreteras viradas y si abusamos del acelerador penalizan, dado que la carrocería acusa cierto balanceo. Y en cuanto al motor, su funcionamiento en general es correcto, aunque no muy ahorrador, pero con la posibilidad de apaliarlo tras pulsar un botón “Eco”, que modifica el modo de conducción al disminuir la presión de acelerador y bajar las revoluciones del motor. Y por contra, en la transmisión, se puede activar una posición “Sport”.

 

Pero volviendo el motor y al no ser atmosférico, se muestra algo perezoso por debajo de las 2.200 rpm. Si embargo, superado este régimen y hasta el corte de inyección en los 6.180 rpm., empuja “a pleno pulmón” sin problemas. Y en ningún caso se queda corto en aceleración para mover al modelo, ya sea llaneando, subiendo, adelantando (aunque en este caso se requiere cierta anticipación en modo automático) o en cualquier tipo de trazado y carretera. Un propulsor que se asocia a un cambio automático de ocho relaciones y con la posibilidad de poner la palanca en modo manual y usar las levas situadas tras el volante, donde responde con más rapidez. Mientras que en el modo automático convencional, es más suave su cambio de marchas, con las seis primeras más bien cortas y las dos últimas demasiado largas pensando en los consumos.

Con muy bajos ruidos aerodinámicos y de rodadura, dinámicamente sobresale por su comodidad, con una dirección no muy directa y un tacto más bien tirando a blando, pero noble sobre un trazado de autovía o autopista, donde se muestra con el suficiente aplomo para poder rodar a altas velocidades. Sin embargo, sobre carreteras de montaña invita a una conducción más relajada, ya que en este tipo de trazados no es muy ágil y si vamos con cierta “alegría” denota cierta tendencia subviradora, al no apoyar su peso de una forma inmediata a la orden del volante, por lo que los cambios de masas son bruscos y acusados. Sin embargo, si se respeta los límites de velocidad sus reacciones son correctas, a lo que hay que sumar unos sistemas de asistencia y seguridad muy eficaces que actúan cuando se les necesita para no ponernos en peligro. Y para pararlo, unos frenos con un tacto preciso que no acusan la fatiga en condiciones normales, aunque de primeras hay que cogerles el punto, ya que da la sensación de que se necesita que pisar el pedal más de lo necesario.

En el apartado de conectividad, equipa el sistema Smartphone Link Display Audio que es compatible con CarPlay. Y el conductor puede utilizar Siri o la pantalla táctil del sistema Smartphone Link Display Audio para obtener indicaciones que se han optimizado para las condiciones del tráfico; puede hacer y recibir llamadas, acceder a mensajes de texto y escuchar música, todo de forma que pueda continuar concentrado en la carretera. Un sistema que también es compatible con Android AutoTM, que permite controlar mediante la voz aplicaciones como Google MapsTM, Google PlayTM, música y otras aplicaciones.

Y en cuanto al equipamiento, raya a gran altura. No solo cuenta con elementos más habituales como los espejos de reglaje eléctrico, un “demasiado sensible” alerta por cambio de carril involuntario, la detección de obstáculos en el ángulo muerto del retrovisor, un climatizador bi-zona, control de crucero, sensor de lluvia o sensores de parking delantero. Sino también, llantas de 18″, un sistema de cámaras que dan una visión cenital del coche para ayudar al aparcamiento, encendido automático de luces largas, acceso y arranque sin llave, retrovisores plegables y servofreno de emergencia con detección de obstáculos. Además del sistema multimedia con pantalla táctil Head-up Display, que hace la conducción más segura al mostrar en la línea de visión datos fundamentales como la velocidad del vehículo, avisos de seguridad y otra información necesaria, reduciendo al mínimo el movimiento de los ojos y permitiendo su lectura instantánea. Sistema que se maneja a través de un panel táctil ubicado cerca del cambio y que realmente funciona bien una vez que le coges “el turco”, pero más impreciso que uno con mando giratorio.

Florentino García

 


 

Ficha Técnica

Tipo de Carrocería: Todoterreno.                                                 

Número de puertas: 5                                                                   

Largo / ancho / alto (mm): 4.405 / 1.805 / 1.685

Motor: 1.499 c.c.

Potencia máxima: 163 CV.

Par máximo: 250 Nm.

Número de cilindros: 4 en línea.

Combustible: Gasolina.

Tracción: Delantera.

Caja de cambios: Automática, 8 velocidades.

Velocidad máxima (km/h): 205             

Aceleración 0-100 km/h (sg): 9,5

Depósito de Combustible (litros): 63

Consumo medio (l/100 km): 8,5

Volumen del maletero (litros): 378 (1.122 máx.)

Frenos delanteros (diámetro mm): Disco ventilado (320)

Frenos traseros (diámetro mm): Disco (302)

Neumáticos delanteros y traseros: 225/55 R18 98H

Cotas T-T:

– Ángulo de ataque: 21º

– Ángulo de salida: 33º

– Ángulo ventral: 19º

– Altura libre al suelo: 180 mm.

– Profundidad de vadeo: 750 mm.

Precio: 30.000 euros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies