Toyota GT86, conducción pasional

 

La firma nipona acaba de estrenar en su modelo GT86 un sistema de frenos firmado por el especialista Brembo, que mejora su ya de por sí excelente respuesta e incrementa el placer de conducción y las más intensas sensaciones al volante. De serie en todas las versiones, está formado por unas pinzas de color rojo con logo Brembo en blanco, de cuatro pistones en el eje delantero y dos pistones en el eje trasero, pastillas específicas y discos de 326 delante y 316 detrás de diámetro. El equipo de frenos que va asociado a unas nuevas llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos de medidas 215/45 R17. Mejoras que se añaden a la ya presentadas a principios de año por los alrededores de Rovaniemi (Finlandia). Su precio, 34.490 euros la versión con transmisión manual de seis velocidades, mientras que la automática con el mismo número de relaciones cuesta 36.490 euros.

Con todo ello, estamos hablando de un modelo que cuando se lanzó por primera vez en 2012, era prácticamente el mismo coche que el BRZ y que vino para sumarse a toda una saga de vehículos que bajo el símbolo de Toyota, han marcado su pequeña historia en mundo del automóvil. Todos ellos con carrocerías cupé o descapotable y con una clara orientación deportiva. Entre estos, los 2000 GT, Corolla Coupe, Celica, Supra o el MR2. También con su lanzamiento, el fabricante japonés recuperaba sus raíces deportivas con la única combinación del mundo de un motor bóxer de gasolina y 2,0 litros de cilindrada, con cuatro cilindros horizontalmente opuestos y con un régimen de giro elevado, montado en la parte delantera y de propulsión trasera.

En la actualidad y con su última actualización, presenta ligeros cambios en su aspecto exterior, un mejor aislamiento del habitáculo, un chasis más reforzado y con pequeñas modificaciones en la dirección, suspensión y en el motor, en este último caso con el objetivo de cumplir con la norma de emisiones Euro 6. Con una longitud de 4,24 metros y una habitabilidad 2+2, también destaca por poseer una relación óptima entre la potencia que ofrece, de 200 caballos y su peso, de solo 1.180 kg. Mientras que, en su interior, está diseñado para recuperar el placer inherente a la conducción, con una respuesta precisa e instantánea al más mínimo movimiento del acelerador o del volante y pensado para quienes conducir es una pasión más que una necesidad.

 

Tanto el motor como la posición del conductor están lo más abajo y atrás posible, para optimizar el equilibrio y conseguir que el GT86 tenga una distribución del peso casi perfecta (53:47). Los cuatro cilindros del motor boxer montado en la parte delantera se combina con la posición de conducción más baja de todos los vehículos de producción para dotar al GT86 de un centro de gravedad particularmente bajo, con solo 460 mm.

El GT86 saca el máximo partido de su mínima masa, la falta de inercia, comparable con la de un supercoche, y el bajo centro de gravedad con una suspensión delantera McPherson y trasera de doble triángulo, y unos frenos de grandes discos ventilados en las llantas delanteras y traseras de 17”, por lo que los conductores podrán disfrutar plenamente de la pureza del nuevo deportivo de Toyota, mientras que su manejo es excepcionalmente ligero, con una gran agilidad dinámica y aplomo en las curvas.

Mecánicamente esta animado por un motor de gasolina de 2.0 litros, el resultado del desarrollo conjunto de y Toyota, que han sumado su experiencia técnica y su pasión compartida por los vehículos deportivos. Sobre la base del motor boxer de cuatro cilindros y 1.998 cc, horizontalmente opuestos, de Subaru, de nuevo desarrollo, ha incorporado su tecnología D-4S. Con dos inyectores independientes, para inyección directa y de puerto, el sistema D-4S incrementa la potencia y el par en un amplio abanico de regímenes del motor, sin sacrificar la eficiencia de combustible ni el rendimiento medioambiental. Un motor que desarrolla 200 CV a 7.000 rpm, y un par máximo de 205 Nm a 6.600 rpm, lo que confiere al GT86 una respuesta bastante enérgica. Y que ahora ha sido revisado para que la máxima potencia esté siempre disponible y la entrega de par sea más lineal.

 

Este motor boxer se puede combinar con una transmisión manual de seis velocidades o con una transmisión automática de seis velocidades. La transmisión manual ofrecerá un cambio rápido y preciso, gracias a la acción de una palanca de tacto agradable y corto recorrido, mientras que la transmisión automática se controlará mediante unas levas deportivas montadas en el volante. Y que distribuye toda su potencia a las ruedas traseras mediante un diferencial de deslizamiento limitado, que optimiza la tracción y el agarre en cualquier condición de conducción. Además, los sistemas de seguridad ABS y VSC conmutable del GT86 se han ajustado para combinar la estabilidad dinámica al límite del rendimiento del vehículo, con una interferencia mínima de sistemas electrónicos para garantizar la pureza en la conducción.

Estéticamente, el GT86 presenta una imagen renovada gracias a sus nuevos paragolpes y parrilla frontal, un alerón trasero flotante fabricado en aluminio ultraligero, que mejora la aerodinámica y la estabilidad y va pintado en color negro con las alas en el de la carrocería, y unos nuevos faros Bi-LED y pilotos LED. También las luces antiniebla delanteras y traseras, los intermitentes y las luces de conducción diurna también son diodos LED. Otros detalles deportivos son los dos tubos de escape y el logotipo de pistón “86”. Y en general, su diseño es audaz y sencillo e incorpora dos pilares clave del nuevo lenguaje de diseño de Toyota, haciendo hincapié en una mayor rejilla inferior, que centra la atención en la parte inferior del vehículo y transmite un aspecto más distintivo y firme.

 

El habitáculo, totalmente centrado en el conductor, recrea la esencia de la conducción de vehículos deportivos a través del análisis detallado de la ergonomía y la funcionalidad de los distintos elementos con que interactúa el conductor, lo que le permite conducir el GT86 como si fuera una extensión natural de su cuerpo. Además de mejorar la calidad percibida, hay diversas novedades relacionadas con el diseño ya que el nuevo GT86 cuenta con un nuevo volante, ligeramente más pequeño que el del modelo anterior y el de menor tamaño de toda la gama Toyota, lo que repercutirá en un mejor control de la dirección, nuevos mandos y botones en las puertas y para manejar el climatizador y una nueva pantalla a color multi-información TFT de 4,2 pulgadas. Esta pantalla muestra una mayor cantidad de información al conductor. Así, informa del consumo, la velocidad media y la temperatura de aceite, muestra la curva de potencia y par del motor e incorpora medidor de fuerzas G y cronómetro, muy útil cuando se rueda en circuito. Otra novedad es el rediseño del cuadro de instrumentos, con nueva imagen para el velocímetro y el cuentarrevoluciones: tres anillos con inserciones cromadas con una especial atención a la disposición de los mismos, las marcas y la tipografía, y garantizando una visibilidad y una legibilidad óptimas, a primera vista, durante la conducción deportiva.

En el apartado dinámico, ahora el GT86 es todavía más efectivo si cabe. La prioridad de los ingenieros era conseguir niveles aún mejores de estabilidad, respuesta y confort de marcha, para lo que han logrado una mayor rigidez de la carrocería, han revisado la suspensión y han mejorado la aerodinámica. Así, la parte posterior incorpora puntos adicionales de soldadura en los pasos de ruedas traseros y un mayor grosor de varios componentes del panel y el soporte trasero. Y la estabilidad y el confort de marcha son superiores gracias a los nuevos resortes de la suspensión y la aerodinámica es claramente mejor merced al nuevo frontal, más bajo, con paragolpes optimizados y la incorporación de unas aletas estratégicamente situadas delante y en los laterales, de forma que se logra que el viento fluya mejor.

En cuanto al equipamiento disponible es más abundante que el modelo anterior, gracias a la incorporación de dispositivos como Control de Estabilidad (VSC) Sport (Modo Track), menos intrusivo para incrementar la deportividad, Asistente de Arranque en Pendiente (HAC) y luces de aviso de frenada de emergencia (warning), así como el nuevo Touch 2, dispositivo multimedia con pantalla de 6,1”, conectividad Bluetooth 3.0, conexiones USB y Aux-In y opcionalmente, sistema de navegación Touch 2 & GO con funciones avanzadas y acceso a apps. Además, incluye actualizaciones gratuitas durante los tres primeros años.

Florentino García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies