GP Comunidad Valenciana, Márquez se corona por sexta vez

 

Posiblemente haya sido el Mundial más complicado él. Hasta cinco aspirantes (el propio Márquez, Dovizioso, Viñales, y Pedrosa) llegaron con opciones de título hasta la mitad de la temporada. Poco a poco fueron perdiendo fuelle por razones varias: problemas técnicos, lesiones, errores puntuales… pero el que no falla es Márquez. Cuando no ha tenido la situación propicia para ganar, no ha errado y ha subido al podio. Y cuando está en condiciones de ganar, lo ha hecho y ha demostrado ser el mejor en 2017.

En la última carrera, la tensión se podía cortar en Valencia. La situación estaba favorable para Marc Márquez con Andrea Dovizioso rodando 5.º, pero la incertidumbre se podía sentir entre el olor a goma quemada y a gasolina. Quedaban siete vueltas para terminar la última carrera del año: pese a que no lo necesitaba, Márquez decidió arriesgar y se puso a liderar superando a Johann Zarco, pero a final de la recta de meta cometió un error, fallo que solventó con la enésima salvada de la temporada. Una salvada y “un codo” que valen un Campeonato del Mundo de MotoGP.

Las dos comenzaron en cabeza, en una salida soñada por Márquez. En la segunda vuelta, Zarco pasó a Pedrosa y al 93. Las rodaban en persecución de la y por delante de y Dovizioso. Parecía que el balear tenía mejor ritmo, por lo que tomó cartas en el asunto. Hasta seis veces le mostraron a Lorenzo la señal de “Suggested Mapping 8”, que en Malasia significó que el balear tenía que dejar pasar a Dovizioso, incluso le señalaron con un “-1” en la pizarra. Pero Lorenzo no dejó pasar a Dovizioso.

Entonces llegó el momento. Este extraordinario campeonato merecía un final así: dos vueltas marcaron el devenir del Mundial. Tras la salvada de Márquez, fue Lorenzo el que cayó, para dar paso a la caída de Dovizioso, que significaba la corona de Márquez. El de Cervera mantuvo la tercera posición hasta el final y se hizo con el título subiendo al podio.

Zarco y Pedrosa quedaron en cabeza. La última vuelta fue para el catalán, que suma así su segundo triunfo de la temporada. Y tercer podio para el francés. Cuarto terminó un gran Álex Rins, quien realizó una nueva remontada y logra su mejor resultado de la temporada. Completó los cinco primeros un constante Valentino Rossi: las tuvieron un pésimo fin de semana, con en 12.ª plaza. Sexto fue Andrea Iannone, superando a Jack Miller y a Cal Crutchlow. Mientras que las caídas de última carrera del año las protagonizaron Álvaro Bautista por partida doble, Mika Kallio y Aleix Espargaró.

En cuanto al campeón, Márquez debutó en el Campeonato del Mundo en 2008 con una edad de 15 años y como muchos otros tuvo un inicio complicado, por la lesión que tuvo al principio, aunque pronto subió al podio, en la séptima carrera. La siguiente subida a los escalones sería en 2009, antes de convertirse en campeón del mundo de 125cc por primera vez en 2010, ganando 10 carreras esa misma temporada.

 

El piloto de hizo el salto a la categoría de la temporada siguiente, también tuvo un inicio duro de temporada. En la cuarta carrera de la temporada subía directamente a lo más alto del podio en Francia y desde entonces comenzó a ganar hasta siete veces esta temporada, luchando con su rival más directo del campeonato, Stefan Bradl, que al final de la temporada se llevaba el triunfo – teniendo en cuenta la épica de Márquez al ganar en Phillip Island saliendo desde la posición número 38. Y en 2012, en cambio, se llevó en Campeonato del Mundo de con victorias como la de saliendo desde la parte posterior de la parrilla.

Con su segundo título mundialista, decidió dar el salto a la categoría reina, pero primero probó una MotoGP en el test de Valencia. Se unió a las filas de Team, con el listón muy alto después de la retirada de Casey Stoner. Y en el Gran Premio de las Américas cumpliría el sueño de ganar un primer gran premio en la máxima de las categorías y además se convirtió en el piloto más joven en lograr un título del Campeonato del Mundo de MotoGP. El piloto catalán realizó un debut sorprendente.

Después de su tercer título mundial, uno en cada categoría, en 2014 elevó el listón a un nivel superlativo, construyendo una enorme ventaja respecto a los demás pilotos logrando 10 victorias consecutivas nada más empezar la temporada. La increíble racha de victorias de Márquez finalizó con la victoria de su compañero de equipo, Dani Pedrosa, en Brno. A partir de entonces logró subir al podio 4 de las ocho carreras para terminar el Campeonato del Mundo de MotoGP, materializando tres victorias. Llegados al Gran Premio de Japón, hogar de Honda, Márquez se proclamó campeón del mundo por cuarta vez.

En la temporada 2015, en la primera carrera de apertura terminó quinto, pero en el Gran Premio de las Américas conseguía la victoria. El inicio del piloto no es el que se esperaba, en sufrió un accidente y a partir de entonces se formó una aglomeración de acciones que no favorecerían al piloto de Honda, por lo que no pudo defender su reinado de dos años consecutivos en la categoría reina. Esta serie de infortunios fueron a través de caídas, luchas y controversias.

Dejar de ganar el único título de MotoGP en 2015, crearon un nuevo piloto, más sensato y maduro. Se dio cuenta de que debía luchar contra sí mismo. Las cicatrices de la temporada pasada han creado un nuevo piloto, más sensato y maduro. En 2015 sobrepasaba limites, pero en 2016 aprendió de los defectos que le llevaron a perder el título mundialista, la calma y el control. Márquez entendió que la estrategia es muy importante durante la consecución de su quinto título. Y en 2017 las dificultades han llegado desde fuera, desde situaciones totalmente externas. Dovizioso encontró el punto de la Ducati, Viñales llegaba tras una pretemporada impecable, comenzó el Mundial muy fuerte, se vio a un Pedrosa renacido… Mas ninguno pudo con un Márquez que no cedió pese a las caídas. Siempre estuvo ahí, incluso para cerrar el título con una salvada espectacular que le hizo seguir en pista en la última carrera que fue decisiva en Valencia.

 

En y con todo decidido, Oliveira cerró su triplete en Valencia. Y es que el portugués sumaba su tercera victoria consecutiva al remontar a Morbidelli (2.º) y a Binder (3.º); Márquez, de más a menos, fue 5.º No hay quién pare a Miguel Oliveira. Desde que conoció lo que es subir a lo más alto del podio, no se ha bajado. Nadie que no montara una Kalex había conseguido tres victorias consecutivas en desde Marc Márquez en 2012. Termina la temporada en tercera plaza y se planta como uno de los favoritos para el título de 2018.

La carrera comenzó con Morbidelli pasando a Márquez y colocándose en cabeza. Se puso a liderar, mientras Márquez y Mattia Pasini se adelantaban. El veterano italiano se fue al suelo y el de Cervera se quedó en persecución con Oliveira. El portugués pasó a Márquez y se fue a Morbidelli: a falta de 6 vueltas lo alcanzó y se puso a liderar hasta llevarse la victoria en el circuito valenciano. Finalmente, segundo se mantuvo el Campeón del Mundo, con el compañero de Oliveira, Brad Binder, tercero. La cuarta plaza fue para Francesco Bagnaia, que remontó y superó a un Álex Márquez, que realizó una carrera de más a menos y no se mostró satisfecho para la carrera.

La sexta plaza fue para Hafizh Syahrin, por delante de Takaaki Nakagami de Fabio Quartararo. Mientras que las caídas de la sesión las protagonizaron Ricky Cardús, Xavi Vierge y Jorge Navarro.

 

En cuanto a Moto3, por fin llegó el triunfo y la primera victoria para Jorge Martín en el Circuito Ricardo Tormo. El madrileño salió desde la pole, con Gabriel Rodrigo y Mir enganchados. Rodrigo se puso en el grupo de cabeza, cuando se encontraba rodando segundo, se fue al suelo. Joan Mir no lo pudo esquivar e hizo un recto, viéndose retrasado hasta la 19.º plaza.

Así, el madrileño aprovechó su ritmo de 1:39 bajos y se comenzó a distanciar a sus rivales. Se acabó llevando una merecidísima victoria tras las nueve poles de esta temporada y rondar el triunfo en varias carreras durante 2017. Se convierte en el 42.º piloto español en ganar en Moto3.

Mir comenzó su remontada espectacular desde la cola del grupo, fue reduciendo la distancia con el segundo grupo, de 12 pilotos, y terminó imponiéndose finalmente en el grupo perseguidor: terminó 2.º. Cierre con broche de oro para el campeón. Por su parte, Ramírez aprovechó la llegada del balear para pegarse a su rueda y conseguir pasar al resto de pilotos, irse con él y subir al podio en tercera posición.

También en el mismo grupo, Romano Fenati fue cuarto y Enea Bastianini fue quinto. Tras rodar en posiciones cabeceras, Juanfran Guevara fue sexto, justo por delante de un gran Denis Foggia y de John McPhee. Por su parte, Arón Canet no pudo lograr un buen resultado en casa y terminó 9.º, delante del campeón de la Rookies Cup Kazuki Masaki. Y Fabio di Giannantonio protagonizó el incidente más espectacular de la carrera y se fue al suelo al tocarse con Marcos Ramírez.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies