Cinco puntos para resumir el año

 

Es tiempo de recordar los momentos y personas que han marcado el 2016, posiblemente el mejor del último lustro. Año alocado que deja demasiadas historias para no olvidar. Rescatamos algunas representativas, a nuestro criterio, siempre en clave domestica y relacionando asuntos sobre los que opinamos habitualmente.

Política

Destacaríamos la infame ocurrencia de la camarada Bescansa que, a pesar de tener recursos personales para hacerse acompañar de una cuidadora personal o disponer de los servicios de guardería del congreso, expuso a su hijo innecesariamente.

El uso perverso y torticero de menores cuando se utilizan para obtener beneficios económicos, mediáticos o renta política es igual de delictivo que cuando se usan para estafar o mendigar. Parece que la podemita tiene carta blanca, ya que la fiscalía de menores miró para otro lado. Desgraciada imagen que acaparó toda la atención en la sesión de apertura de las Cortes y abrió el “cachondeo” generalizado de un año políticamente esclarecedor sobre la catadura de quienes dirigen nuestro país.

Automovilísmo

Si pensamos en automovilismo sucedió lo inevitable. No es otra cosa que la esperada sustitución, 32 años después, del presidente de la Federación en unas elecciones repletas, como todas, de traiciones e intereses bastardos que ya parecen, en los días iniciales del nuevo mandato, cobrarse los primeros réditos. No damos por bueno el refrán de “otros vendrán que bueno te harán”  porque el cambio era necesario, pero estaremos alerta. La primera impresión y parafraseando a Scipio es que “Roma SI paga traidores”. En cuanto al sector, tanto la fabricación como las ventas continúan remontando y generando muchos puestos de trabajo.

Economía

El turismo, como en los últimos 50 años, tiende a equilibrar el PIB que desequilibra la clase política. Esa que roba a su país, su comunidad o su pueblo, inagotable en el trinque y el despilfarro. Consentidos por una hacienda tan cruel e insaciable con los que no protestan, como generosa con separatistas, bancos, eléctricas, o parientes de la Casa Real.  Afortunadamente los turistas siguen llegando por millones y disfrutando de nuestro país y de nuestra sanidad gratuita. Pero continuar viniendo a cada año, por favor.

Personaje

El personaje del año, para los madrileños por lo dramático y para el resto por lo estrambótico, es la alcaldesa Carmena. Gran mujer que, sin conocimiento alguno, ni experiencia previa de gobierno, ni de política, ni de la ciudad que dirige, en un solo año está a punto de provocar un levantamiento popular que superará el Motín de Esquilache (revuelta de los ciudadanos madrileños contra sus ediles) a base de bandos y tontunas varias que van desde Las Reinas Magas, pasando por que las madres limpien los colegios de sus hijos o que los universitarios barran las calles; la instalación de colillometros  y jardineras en los techos de los autobuses, la venta de botellas metálicas para rellenarlas de aguas de las fuentes y espantar a los inversores de grandes proyectos, no sin antes convertir Madrid en un estercolero.

Deporte

El deporte, desahogo perfecto a tantas frustraciones, nos resuelve casi todo. Siempre somos los mejores, o estamos entre los elegidos en: futbol, tenis, bádminton, remo, automovilismo, salto de altura y en mil especialidades distintas. Intentando borrar por un momento de nuestra mente a Cristiano de los balones de oro, conviene elevar a los altares al gerundense Pedro Hiltbrand, campeón del mundo de karting, y a varios jugadores de golf que están llevando la bandera de por todo el planeta. Consolidado el canario Rafa Cabrera-Bello, la explosión llegó este año de la mano del vasco Jon Rahm, al igual que las féminas de esta misma disciplina, la pamplonica Carlota Ciganda y la malagueña Azahara Muñoz. El golf ya es Olímpico y visible, y no conviene olvidar estos nombres que  traerán mucha gloria a nuestro deporte y mucha marca España.

En cualquier caso, este, el nuestro, España, tal como está, es uno de los mejores países del mundo y entre la pandereta de Carmena y el valor y orgullo de nuestros deportistas cabemos todos.

 

Pepe Martínez

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies